El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador abordó este lunes siete temas prioritarios de atención urgente con quienes ha propuesto para conformar su próximo gabinete económico.

En un mensaje a medios precisó que se trató el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); el proyecto del Itsmo de Tehuantepec, que unirá a los países de Asia con la isla Este de Estados Unidos; acerca de la construcción y operación del tren Maya que será moderno y rápido, que irá de Cancún a Palenque.

Además la construcción de 300 caminos rurales, con el uso intensivo de mano de obra sobre todo en estados como Oaxaca y Guerrero, donde hay municipios donde no tienen piso pavimentado; se abordó el tema del proyecto de comunicación mediante Internet para toda la República mexicana; el plan de reconstrucción, donde se dijo que para el 19 de septiembre próximo se presentará el proyecto con apoyo a los damnificados que todavía están viviendo en la calle y no se les ha apoyado; así como apoyar a quienes viven a las colonias marginadas en ciudades fronterizas.

Los 7 temas prioritarios de AMLO para su gabinete económico

López Obrador explicó que para estos proyectos, se destinarán 500,000 millones de pesos, provenientes de ahorros por disciplina fiscal y medidas de austeridad.

Respecto al proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, recordó que se establecerá un debate técnico con base en tres opciones: continuar con el proyecto actualmente en marcha; construir dos pistas nuevas en la Base Aérea de Santa Lucía o concesionar el aeropuerto para que no se deba de invertir recurso público.

Luego de solicitar a los dueños de medios de comunicación que abran espacios para ese debate, explicó que las tres opciones se discutirán entre el 15 de agosto y el 15 de octubre, para después someter la decisión a una consulta pública.

López Obrador reconoció que de momento no se ha decidido cómo se realizaría la consulta, pero admitió que la podría organizar el Instituto Nacional Electoral (INE) o un grupo de personas de prestigio que estén a favor de la democracia representativa.

Acompañado por Carlos Urzúa, a quien propone como titular de la Secretaría de Hacienda, el candidato ganador de la elección presidencial dijo que hasta el momento se calcula una inversión de 80 mil millones de pesos en el nuevo aeropuerto, de los que no se han ejercido unos 45,000 millones.

Respecto al proyecto productivo del Istmo de Tehuantepec, abundó que se trata de dar crecimiento económico y empleo a la gente de la zona y, de paso, conectar a las costas del Pacífico con el Golfo.

En ese tema, dijo, se respetará el proyecto de las Zonas Económicas Especiales del actual gobierno, si bien con énfasis en el proyecto del Istmo.

En cuanto a los 300 caminos rurales, precisó que se trata de conectar sobre todo a los municipios más pobres, muchos de los cuales carecen de vías pavimentadas que los comuniquen con las cabeceras municipales. La idea es construirlos con uso masivo de mano de obra, fundamentalmente en Oaxaca y Guerrero, con lo que se crearían hasta 50,000 empleos.

En lo relativo a la reconstrucción por los sismos del año pasado, advirtió que el 19 de septiembre próximo se presentará el proyecto que pretende dar apoyo a damnificados que aún están en carpas y no tienen viviendas.

López Obrador aclaró que todo ese plan se realizará con recursos públicos y sin recurrir bajo ninguna circunstancia a esquemas de crédito, con prioridad a las personas más necesitadas.

Respecto al proyecto de apoyo a las colonias más marginadas de las ciudades, recalcó que se dará prioridad a las ubicadas en la frontera norte y en la Zona Metropolitana de la Cuidad de México, entre ellas las de los municipios de Chimalhuacán, Ecatepec, Valle de Chalco y La Paz, en el Estado de México.

También se atenderán las grandes zonas turísticas, donde coexisten hoteles de gran turismo con colonias precarias, lo cual, dijo, no sólo es injusto, sino económicamente inviable.

Durante la conferencia se refirió también al fideicomiso de Morena para los damnificados del sismo, e insistió en que todo está documentado legalmente y que la Secretaría de Hacienda ni el INE tienen por qué intervenir en el asunto, porque se trata de dinero privado y no de prerrogativas.

López Obrador insistió en su propuesta de vender el avión presidencial, al que aseguró que no se subirá “porque sería insultar al pueblo”; añadió que se lo ofrecerá a presidentes, primeros ministros y magnates, “con el atractivo adicional de que quien lo compre será parte de la historia”.