Tras afirmar que ha bajado la violencia en las localidades con presencia de fuerzas federales, el presidente Felipe Calderón Hinojosa anunció un incremento significativo en el salario de los miembros del Ejército.

En el Estado de México, encabezó la ceremonia de aniversario del Ejército y de la Fuerza Aérea y ante militares dijo que el aumento aplicará hasta el grado de teniente.

Como ejemplo, expuso que un soldado raso ha pasado de 4,300 pesos mensuales de percepción al inicio del sexenio a 10,800 para este 2012.

Ello aunado a que el Congreso de la Unión avaló que madres, viudas, viudos, concubinas o concubinarios de los militares caídos en cumplimiento del deber reciban un apoyo vitalicio no menor a 10,000 pesos mensuales.

Luego de pedir un minuto de silencio por los uniformados que fallecieron en la lucha contra el crimen, Calderón Hinojosa advirtió que no tolerará que los contados casos de violación a los derechos humanos perpetrados por militares manchen el nombre del Ejército.

Como ha sido durante mi administración, cada caso que sea de nuestro conocimiento se llevará ante la justicia y se castigará a los responsables , sentenció.

Frente a la milicia y acompañado por su gabinete de seguridad y del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, el Primer Mandatario afirmó que la estrategia de seguridad ha rendido sus primeros frutos pues la violencia ha comenzado a ceder, aunque no descartó exabruptos de los criminales.

En las regiones donde ha intervenido el Ejército, la violencia criminal ha comenzado a ceder, lo mismo en Baja California que en Tamaulipas; en La Laguna o en Ciudad Juárez. Por primera vez se registran reducciones, marginales pero constantes, en el número de hechos violentos , comentó.

Afirmó que de no haber actuado a tiempo hoy sería demasiado tarde, pues los criminales se hubieran aprovechado de la vulnerabilidad de las instituciones.

En el Campo Militar 37B, en el municipio de Temamatla, el secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván, dijo que el crimen enferma y daña a la sociedad, pero no se permitirá la impunidad de los militares que violen la ley.

Los órganos del fuero de guerra en uso de su plena autonomía se han pronunciado en favor de transferir a ministerios públicos y jueces federales aquellos procesos derivados de recomendaciones o de conductas indiscutibles e imputables a militares por vulnerar los derechos fundamentales del gobernado. Nos sumamos a esas definiciones , expuso.

Además destacó que hay lista de espera con solicitudes de ciudadanos que desean ingresar a las filas del Ejército.

Al inicio de la administración, nos establecimos como propósito reducir el índice sexenal de deserción en 30 por ciento. Con satisfacción, expreso que a la fecha la meta ha sido superada en 25% adicional , afirmó.

tania.rosas@eleconomista.mx