México se coloca en el quinto país con mayor número de jóvenes entre 15 y 29 años que no trabajan, no estudian, ni se capacitan con 22.1% de este sector de la población en esta condición, arroja un nuevo estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entre los 34 países de la OCDE, la República Mexicana es superada únicamente por Turquía, Italia, Grecia y España. Aunque en la última década la tasa de los llamados Ninis ha disminuido, aún está catalogada como alta.

En el 2015, sólo uno de cada seis jóvenes mexicanos que no estudiaban ni trabajaban buscaba activamente un empleo, comparado con una media de cerca de uno por cada tres en el resto de la OCDE.

NOTICIA: En América Latina, 20 millones son ninis : BM

El estudio arroja que la mayor parte de estos jóvenes inactivos son mujeres; quienes tienen una probabilidad prácticamente cuatro veces superior de ser Nini que los hombres.

El estudio de la OCDE detalla que más de la mitad de estas jóvenes son madres. Esto representa un desafío importante pues México es uno de los países de la OCDE donde la tasa de empleo de las madres de niños pequeños es más baja. Menos de la mitad de las madres de niños entre 3 y 5 años de edad tienen un trabajo, comparado con una media de aproximadamente dos tercios en la OCDE , se lee en el documento divulgado este miércoles.

NOTICIA: "Ninis" aumentan en América Latina: BM

Para este organismo multilateral, jóvenes que abandonan los estudios sin completar la educación secundaria y tienen pocas competencias enfrentan cada vez mayores dificultades para encontrar un empleo, y sus posibilidades quizá no mejoren aunque la economía repunte, según un nuevo informe de la OCDE.

La edición Panorama de la Sociedad 2016 señala que alrededor de 40 millones de jóvenes en los países de la OCDE, equivalente al 15% de los jóvenes de entre 15 y 29 años, no trabajan ni estudian.

NOTICIA: El dilema de los ninis

Si bien es cierto que hasta 40% de todos los jóvenes experimentan al menos un periodo de inactividad o desempleo durante un lapso de cuatro años, para la mitad de ellos ese periodo durará un año o más tiempo y puede llevar al desaliento y la exclusión.

ana.langner@eleconomista.mx

abr