En la primera parte de este artículo se repasaron algunos aspectos y características del proceso de licitación de los ingenios administrados por FEESA, así como algunas situaciones a considerar en este proceso. Sin embargo, hay más aspectos a considerar

La capacidad administrativa de las organizaciones se ha puesto a prueba en estos últimos años y se ha mostrado la necesidad de reforzarla, principalmente en el manejo del financiamiento a sus socios. Ésta será una tarea en la que todos los participantes del financiamiento a este sector deberán enfocarse. Es necesario fortalecer el esquema de crédito con el que actualmente se opera, para garantizar su continuidad.

Así también, es necesario considerar que la modernización de los servicios de transporte y la proveeduría a los productores e industriales requiere también de financiamiento adecuado, suficiente y oportuno. Instituciones como FIRA continúan trabajando en conjunto con esta industria para robustecerla y participar con ellos en el desarrollo de los productores de caña y azúcar. Los ganadores de la licitación podrán contar con la continuidad de este esfuerzo institucional para el desarrollo del potencial productivo de sus abastecedores y prestadores de servicios.

Aun cuando las expectativas del precio han mejorado, la situación del mercado internacional y nacional exige que las acciones contribuyan a incrementar la competitividad de la producción de caña de azúcar. En este sentido, el incremento de la productividad y la disminución de los costos por tonelada de caña siguen siendo los principales factores para mejorar esta competitividad.

Los esfuerzos liderados por el FEESA estuvieron orientados a mejorar la productividad de la caña de azúcar, la promoción de un modelo de producción de alta rentabilidad y la implementación de las Unidades Compactas Cañeras en Alta Rentabilidad para la Transferencia Tecnológica (UCCARETT), que contribuyeron con resultados favorables para los productores que las han adoptado.

Persisten los retos en la tecnificación y modernización del campo cañero, la industria y los servicios colaterales al sector, para lograr incrementar la eficiencia, productividad y rentabilidad en toda la red azucarera. También es necesario trabajar en la diversificación de los productos para modificar las presiones del mercado y adaptarse a la evolución del consumo. La ley cañera debe revisarse para contribuir a este desarrollo y mejorar las expectativas del sector. Los pagos de la caña por calidad también son un tema importante a revisar, en aras de lograr remuneraciones más justas y con esto inducir a los productores para mejorar la calidad de la caña que producen.

El principal reto que tendrá esta licitación es el inicio de la próxima zafra: se tendrá que llegar a los acuerdos rápidamente para garantizar la continuidad de las labores. Todos deberemos estar preparados para responder ágilmente y contribuir a una transición ordenada, sin perturbaciones mayores para todos los que estamos involucrados.

*Genaro Chávez Rubio y Roberto González Ordóñez, director regional en el Sur y especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios en el Sur de FIRA, respectivamente. La opinión es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]