Olvidar es más fácil y menos molesto que recordar. Hoy a 10 años de la última crisis financiera que ha tenido Estados Unidos, en donde se perdieron millones de empleos, billones de dólares y miles de personas se despidieron de sus hogares, el jueves pasado el presidente de ese país aprobó, con el apoyo de ambos partidos (en un extraordinario y poco común momento de su actual administración), un proyecto para eliminar la Ley Dodd-Frank

Esta ley se encarga de la regulación bancaria actual, la cual fue adoptada tras la crisis financiera e hipotecaria del 2008. La finalidad: dotar de impulso a instituciones financieras pequeñas y medianas.

Se comenta que el acuerdo fue inusual, ya que lograr que las dos facciones del Congreso se pongan de acuerdo no ha sido la norma durante la Presidencia de Donald Trump. De hecho, la política de relajar las regulaciones había sido prioridad para los republicanos, al tiempo que los demócratas apoyaban las reformas Dodd-Frank.

Sin embargo, los legisladores de ambos partidos coincidieron en que la regulación era demasiado estricta para ciertas instituciones, y sólo debería ser aplicada a las instituciones financieras más grandes, para así lograr el impulso a las pequeñas y medianas instituciones del sector financiero.

Gran parte del éxito de esta propuesta se debe a la participación de Barney Frank, uno de los autores de la reforma original. Este banquero y ex representante demócrata por el estado de Massachusetts argumentó que, si bien no votaría a favor de la nueva legislación, ésta se mantendría prácticamente igual para los bancos grandes.

Adicionalmente, desde hace algunos años se había pronunciado a favor de incrementar el tamaño límite para que los bancos fueran sujetos a regulación. No hay que dejar de considerar que Frank es miembro de la junta directiva de Signature Bank, aunque sostiene que este hecho no afecta su opinión sobre la regulación.

No obstante, la decisión no fue unánime, y la legislación también tuvo a sus detractores. Algunos de ellos argumentaban que esta nueva norma reduciría significativamente la regulación a la que están sujetas instituciones que forman aproximadamente una sexta parte del sistema bancario de los Estados Unidos, lo que reduce su resiliencia. Por otro lado, los defensores opinan que, al acabar con ciertas regulaciones innecesarias, la creación y otorgamiento de créditos se expandiría, y aportaría un impulso adicional a la economía nacional.

Uno de los cambios más importantes está en elevar la marca límite a partir de la cual se considera a un banco poseedor de riesgo sistémico, riesgo creado por interdependencias en un sistema o mercado, en que el fallo de una entidad o grupo de entidades puede causar un efecto dominó que puede llegar a afectar a todo el sistema o mercado.

Con la nueva regulación, dicha marca limite pasó de los 50,000 millones de dólares en activos a 250,000 millones. Con esto, el número de instituciones financieras sujetas a una mayor y más estricta regulación se reduce de 38 a 12, mostrando una fuerte reducción de 68% de entidades reguladas.

Al aceptar este nuevo límite será importante tener en mente que estos cambios podrían afectar de una mayor manera a los contribuyentes, si llegara a existir el exceso de préstamos tanto hipotecarios como de cualquier otra índole, regresando a un problema parecido, aunque de menor escala al que generó la crisis del 2008; por lo cual, es primordial tener en mente lo siguiente: un sistema sobre regulado no es un sistema eficiente, ya que desacelera el crecimiento económico e impide el libre mercado, pero desregularizar de una manera abrupta, en la cual se libera a 68% de las instituciones reguladas, puede traer algunas consecuencias, por lo que se debe dar un seguimiento puntual para evitar efectos negativos.

Esperamos que estas nuevas regulaciones cumplan con el plan del presidente de los Estados Unidos y traigan consigo un mayor crecimiento y apoyo a la sociedad de manera mesurada, sin olvidar lo que los excesos pueden causar.

*Francisco Duarte Alcocer es analista de Interacciones Casa de Bolsa.