En esta segunda parte se describen oportunidades que se presentan dentro del sector agroalimentario en el sureste, como en las redes de valor porcicultura y avicultura (carne y huevo), granos (maíz, sorgo y soya) y plantaciones forestales

Después de las crisis sanitarias que se presentaron en el centro y norte del país, en la porcicultura y en la producción de pollo y huevo, el sureste se constituyó como la mejor alternativa de producción de todo el país. Se trata de una zona libre de las enfermedades que azotaron las otras regiones del país, además de contar con una tecnología líder de producción a nivel nacional. De la producción en la región, se exporta 30% a Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y Canadá. Este año, inició exportaciones a Hong Kong, principal consumidor per cápita en el mundo. Una situación similar ocurre con las empresas dedicadas a la producción de carne de pollo y huevo. Su producción se detonó por las crisis sanitarias de las otras regiones productoras.

En complemento y alianza, la producción de granos se ha detonado con inyección de recursos a la red por parte de los diferentes programas de apoyo, además de constituir un esquema en desarrollo de proveedores para abastecer las redes referidas anteriormente (porcicultura y avicultura). También se ha contado con programas de coberturas para garantizar la mejor alternativa de venta por parte de los productores. Ambos lados de la ecuación han logrado coordinarse y lograr excelentes resultados: los primeros, lograr el abasto seguro de uno de los insumos primordiales en la producción de carne; los segundos, asegurar la venta de su producto en las mejores condiciones de precio y plazo de cobro.

Otra red que está en franco desarrollo son las plantaciones forestales que se están llevando acabo, principalmente en Tabasco, Campeche y Chiapas. La implementación del esquema de financiamiento y garantías para Plantaciones Forestales Comerciales (Fonafor) ha permitido que los intermediarios financieros decidan apoyar esta actividad, ya que se les garantiza parcialmente el pago en el largo plazo. Importantes empresas del sector privado han incursionado en esta red y están generando proyectos de largo plazo, generando fuentes de empleo y valor agregado para el desarrollo de la región.

FIRA se ha constituido como un integrador de actores y de apoyos, orquestando ambos recursos para la generación de esquemas exitosos que han propiciado el despegue de estas actividades. El esfuerzo y dedicación de todo el equipo de la Dirección Regional Sureste ha permitido que del 2007 a la fecha, se tenga una tasa media anual de crecimiento real de 12.5%; el reto es mantener ese crecimiento. Al 12 de noviembre del 2015, se tienen saldos de cartera por 8,416 millones de pesos; 24.5% corresponde al financiamiento de producción de carne. Se estima que el cierre del presente año rebase 9,000 millones de pesos de saldo de cartera.

*Antonio Ramírez Monroy es director regional en el Sureste en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]