Para fines de atención del sector agroalimentario en el sureste del país, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) tienen conformada la región por los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, que representan 12.1% de la superficie del país y 9.9% de la población nacional (Inegi 2015)

El 65% de los municipios está clasificado con alta o muy alta marginación, destacan Yucatán y Chiapas con 82.1 y 67.0%, respectivamente (Renapo 2015).

La población del sureste del país está asentada en 29,823 localidades, que permite ver el grado de dispersión en el que se encuentra, donde 14 de esas localidades tienen una población mayor a 50,000 habitantes. Para el 2012, esta región contribuía con 13% del PIB nacional y con 8.5% del PIB agropecuario nacional (Inegi 2015).

Esta región de manera general se caracteriza por tener niveles de eficiencia productiva por debajo del promedio nacional, con las siguientes características adicionales: el tamaño promedio de las unidades de producción es pequeño y de manera mayoritaria es notoria la ausencia de economías de escala.

Al exponer de manera general el diagnóstico de esta región, a continuación, mencionaré las líneas generales en las que FIRA opera y que son retos que se enfrentan con capacidad, talento y esfuerzo diario:

1) Aprovechar las condiciones climáticas y geográficas que comparativamente con otras regiones de México y el mundo nos dan ventajas competitivas: estar ubicados en el trópico, contar con la disponibilidad de agua, mano de obra, puertos marítimos, aeropuertos, etcétera.

2) Implementar programas de desarrollo de proveedores en las redes productivas líderes en la región: aceite de palma, porcicultura, especies forestales, plátano, cacao, entre otros.

3) Implementar y fortalecer el turismo rural, encadenándolo con la proveeduría local de bienes y servicios.

4) Empaquetamiento de programas institucionales para fortalecer la oferta de financiamiento y apuntalar su sustentabilidad.

5) Utilizar la experiencia y los recursos para impulsar la generación de valor, incorporando a los demás actores de la red.

En este sentido, hemos invertido recursos tecnológicos de capacitación, asistencia técnica, consultoría, fortalecimiento empresarial, de intermediarios financieros y servicios de formulación, gestión y seguimiento de proyectos en redes de valor con importante potencial en esta región como: bovino, carne, leche, café, caña de azúcar, plátano y palma aceitera.

Este entorno nos impulsa a recurrir y hacer coincidir recursos privados y públicos con el fin de detonar la diferentes regiones y estados aprovechando sus potencialidades. es el caso de los recursos que en convenio con la Sagarpa se orientan a la población de esta región, detonando proyectos para la producción de planta de café, palma de aceite, cacao, hule, plátano y cítricos, producción y agregación de valor de tilapia, piña, café, carne de bovino y limón, tecnificación de riego y drenaje en cultivo de limón, caña de azúcar, palma de aceite, maíz, sorgo y plátano.

Es así que el sureste de nuestro país es una región de retos y también de grandes oportunidades.

*Samuel Barrientos Alatorre es el director regional de FIRA en el sureste. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]