En la primera parte de esta nota comenté el crecimiento que han tenido durante los últimos años la porcicultura en Yucatán, así como el financiamiento otorgado de manera paralela por FIRA a los grupos empresariales de esta región.

En la primera parte de esta nota comenté el crecimiento que han tenido durante los últimos años la porcicultura en Yucatán, así como el financiamiento otorgado de manera paralela por FIRA a los grupos empresariales de esta región. En esta segunda parte expondré el crecimiento de esta red de valor así como las estrategias y recursos necesarios para apoyar este desarrollo

Al 10 de noviembre del 2016 la red de porcinos en el Sureste de México presenta un saldo de cartera de FIRA por 1,491.3 millones de pesos con expectativas de un saldo final 2016 por 1,667.5 millones de pesos (5.5 veces lo que se tenía en el 2012).

El monto de crédito estimado de operación para el 2017 sería por 480 millones de pesos adicionales para engordar un estimado de 800,000 lechones más.

Kekén, como empresa tractora para el desarrollo de la porcicultura, cuenta a la fecha con 72,000 vientres, lo cual significa una producción de lechones al año de 2.16 millones, los cuales engorda en granjas propias y en aparcería.

Su plan para el 2020 es contar con 120,000 reproductoras, equivalentes a 3.6 millones de lechones por año. Para lograr la engorda de los cerdos adicionales se plantea la necesidad de contar con granjas necesarias para la engorda de 800,000 lechones para el 2016.

Los factores de éxito de la empresa para lograr la meta planteada son los siguientes:

A través de la sanidad, mediante granjas limpias de enfermedades y un manejo sanitario sumamente exigente.

Mediante la diversificación de mercados, en donde la calidad del producto ha permitido explorar y conquistar nuevos mercados nacionales e internacionales.

Actualmente Kekén vende 30% de su producción a Japón, Corea del Sur, Canadá y Estados Unidos.

Está en trámite de certificación para vender a Singapur, Vietnam, Hong Kong y Cuba. La producción nacional (70%) la vende mediante 335 establecimientos propios (30%); venta en píe (15%); venta mediante rutas (10%); en tiendas departamentales (5%), y a otros compradores (10 por ciento).

Y la integración vertical y horizontal productiva, obteniendo el control de todo el proceso productivo: producción de lechones con mejora genética (píe de cría), plantas de alimentos, rastros TIF y salas de corte y empaque.

Las oportunidades de negocio para FIRA, conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, que se han detectado en el diagnóstico y análisis de la red son precisamente los contratos de aparcería que dan certidumbre a la empresa y productores; nuevas granjas y mantenimiento de las actuales; proyectos de sostenibilidad en el cuidado al medio ambiente a través del manejo de excretas y generación de energías renovables, así como proyectos para cogeneración de energía.

Se estima que con lo anterior se beneficiará durante el 2017 a 1,200 familias del sector social mediante la generación de 200 empleos directos y 1,000 indirectos.

En complemento, se destinarán recursos de fomento tecnológico y programas de apoyo Sagarpa a esta red de valor, buscando beneficiar la mayor cantidad de acreditados clasificados como población prioritaria (pequeña y mediana empresa) mediante la masificación de estos créditos.

Por ello, se apoyará fuertemente a los grupos sociales (SPR) dedicados a la porcicultura, cumpliendo de esta manera con la misión de FIRA en un marco de sustentabilidad a largo plazo.

*Antonio Ramírez Monroy es el Director Regional de FIRA en el Sureste. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]