De enero a la fecha, el precio del tomate rojo tipo saladette se ha mantenido al alza de manera inusual debido a las lluvias de enero y febrero pasados, éstas ocasionaron enfermedades fungosas en la producción de este fruto en Sinaloa, lo que ha disminuido sus exportaciones a EU, así como su oferta para la región centro occidente.

Otro de los factores que influyeron para mantener el precio al alza del tomate rojo en la región centro occidente del país obedeció a la disminución de la oferta, asociada ésta a la paridad del dólar en el 2014, lo cual estimuló a su vez la exportación de la fruta hacia Estados Unidos, en donde por cierto, en el estado de California, que es uno de los principales estados productores de frutas, nueces y vegetales que se consumen en ese país, registró la peor sequía en los últimos 1,200 años (El Mundo, 9 mayo del 2015), afectando la producción local y con ello la disminución de las restricciones para importar productos mexicanos.

En el primer cuatrimestre del 2013 la variación mensual del precio de tomate saladette al productor fue baja, con una desviación estándar de 0.42 pesos, un precio máximo de 6.81 y un precio mínimo de 5.99 pesos/kilogramo (kg), en el mismo periodo del 2015, la variación fue mayor con 1.82 pesos/kg, un precio máximo de 10.03 pesos/kg y un precio mínimo de 6.31 pesos, de acuerdo con registros del Servicio Nacional de Información Integral de Mercados de la Secretaría de Economía.

En el futuro, es muy probable que la oferta de tomate rojo en nuestro país se estabilice durante todo el año, eliminándose la variabilidad de los precios en ciertas épocas por siniestros de los cultivos a cielo abierto por el mal clima, lo cual será posible debido a la implementación de la agricultura protegida, práctica que cada vez más productores y empresas están adoptando, lo que permite que mucha superficie se encuentre bajo control. Las mejores tecnologías que se utilizan bajo estas condiciones, de cielo abierto, son riego por goteo, fertirrigación, acolchado y espalderas, que aportan rendimientos de más de 70 ton/ha pero con un cierto grado de riesgo de siniestralidad por condiciones meteorológicas adversas, como heladas, granizadas y exceso de humedad. Este cambio tecnológico que se está dando en la producción de tomate rojo en México, es una tendencia y representa una oportunidad de inversión muy importante en infraestructura, maquinaria y equipo, capital de trabajo, capacitación y acompañamiento técnico experto.

*Esteban Michel Ramírez, es jefe de Departamento del CDT Villadiego de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]