Los granos que consumimos representan una fuente de energía considerable en la ingesta calórica diaria. La mayor parte de las calorías que usamos como fuente de energía, las obtenemos a través de granos como el maíz, el arroz, el trigo, la soya, entre otros

En los países en vías de desarrollo, alrededor de 60% de las calorías que se consiguen a través de los alimentos proviene de los granos. En los países desarrollados, la cifra está cercana a 30 por ciento.

De igual forma, otra gran parte de las calorías totales ingeridas proviene de manera indirecta de los granos a través de la carne, ya que a los animales se les alimenta también con granos.

El maíz es el commodity agrícola que más se produce en el mundo. Debido a sus cualidades alimenticias para la producción de proteína animal, el consumo humano y el uso industrial se ha convertido en uno de los productos más importantes en los mercados internacionales. Su relevancia económica y social supera a la de cualquier otro cultivo.

Se prevé que durante el ciclo comercial 2018/19 el maíz alcance el nivel de producción mundial más alto de la historia.

De acuerdo con información del Reporte de Oferta y Demanda septiembre del 2018, publicado en el sitio de internet de FIRA–Banco de México, para este periodo se pronostica que se obtendrán 1,069 millones de toneladas de maíz.

Lo anterior representa un aumento esperado de 3.4% con respecto a las cifras observadas del 2017/18 y, en particular, se esperan crecimientos en la producción de Angola, Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros, debido a las condiciones climatológicas favorables que han prevalecido en las principales regiones productoras del mundo.

De igual manera, para el ciclo comercial 2018/19, se espera que el comercio mundial se incremente con respecto al ciclo anterior y se pronostica que será una cifra récord.

Por otro lado, las expectativas de consumo mundial para el siguiente ciclo se estiman al alza para totalizar 1,098.4 millones de toneladas en el 2018/19, de las cuales 61.6% corresponde a consumo forrajero y el restante 38.4% a consumo humano, industrial y semilla. Así, USDA estima un incremento de 2.8% en el consumo mundial total, impulsado por crecimientos de 3.7% en el consumo forrajero y 1.3% en el consumo humano, industrial y semilla.

Seis países concentrarán 72.3% del consumo total mundial: Estados Unidos (29.4%), China (22.9%), Unión Europea (7.5%), Brasil (6.1%), México (3.9%) e India (2.5 por ciento). Es significativo mencionar que la utilización de maíz presenta tendencia creciente en los principales países consumidores.

En relación con los rendimientos de este cultivo, se espera que éstos sean mayores para el ciclo comercial del 2018/19. Así, este indicador se pronostica que cerrará en 5.82 toneladas por hectárea para el 2018/19, el cual mostrará una variación positiva de 3.3% con relación al anterior.

En síntesis, el mercado mundial del maíz se encuentra en un periodo de amplia disponibilidad observada a través de volúmenes de producción históricos, mejores rendimientos por hectárea y, por consecuencia, de precios a la baja.

Mañana comentaré algunos aspectos sobre el mercado del maíz grano en México.

*José Cuevas es especialista de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. Correo electrónico:

[email protected]