En la primera parte de este artículo abordé un análisis general acerca del potencial productivo y de oportunidades de desarrollo que representa la región Marqués de Comillas en Chiapas mediante la producción de hule y palma de aceite

Dicha región está catalogada por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), de la Sagarpa, como de alto potencial productivo para este tipo de cultivos, debido a su temperatura promedio anual superior a 27° C, sus altitudes que van de los 100 a los 300 msnm, precipitaciones promedio de 2,800 mm anuales y suelos con una profundidad mayor a 1 m, con buen drenaje y una textura arcillosa mayor a 35 por ciento.

México tiene una demanda interna de 562,381 t/año de aceite crudo de palma, de las cuales se importan 460,979 t/año (82%), provenientes de Costa Rica, Guatemala y Honduras.

Para satisfacer la demanda interna, se requiere contar con 200,850 ha de plantaciones de palma en producción; sin embargo, a finales del 2014 en el país se tenían 76,318 ha establecidas, de las cuales 50,867 hectáreas estaban en producción y el resto en la etapa de desarrollo preproductivo.

De manera similar sucede con el cultivo del hule, con una demanda de 1’100,000 t de hule y látex; México sólo satisface 6.7 % de la demanda interna actual equivalente a 73,720 t, el resto del producto se importa de países como Guatemala, Malasia, Vietnam e Indonesia.

El área potencial de la selva lacandona para establecimiento de hule equivalente a 121,000 hectáreas representa 22% de la superficie total, que equivale aproximadamente a 550,000 hectáreas para poder ser autosuficientes respecto del producto.

Los proyectos para el establecimiento de plantaciones de hule y palma de aceite se encuentran acordes con el modelo que impulsa FIRA sobre criterios de sostenibilidad y competitividad; de tal forma que, mediante los apoyos financieros y tecnológicos de FIRA, se han fortalecido en la mencionada región 25 organizaciones de productores de palma de aceite y 20 organizaciones de productores de hule, las cuales han logrado incrementar la superficie al establecer 15,109 hectáreas de palma de aceite y 8,500 ha de hule, logrando la integración de productores para generar un esquema de desarrollo de proveedores para las agroindustrias, fortaleciendo de esta forma estas redes de valor.

En conclusión, con la puesta en marcha de los esquemas de negocio del sector primario en estos dos agronegocios, se ha logrado que dos importantes grupos empresariales tengan presencia en la región como empresas tractoras, estableciendo dos extractoras de aceite de palma y una centrifugadora de látex, formalizando un vínculo directo con las organizaciones de productores mediante esquemas de desarrollo de proveedores.

Con lo cual se avizora el desarrollo de una de las zonas con más alta marginación en el país, generando empleo de calidad y fortaleciendo el arraigo en la zona, además de beneficiar el medio ambiente en la zona de amortiguamiento de la selva lacandona.

*Jaime García Jiménez es el titular de la Agencia Palenque de FIRA.

[email protected]