Las empresas tractoras no tienen ninguna relación con la fabricación y venta de tractores, más bien se definen como empresas corporativas que fomentan el crecimiento y desarrollo económico a nivel nacional o regional

Promueven la integración de las redes de valor colaborando con sus clientes, proveedores y la sociedad en general; además, generan empleos directos e indirectos; así como en actividades de integración en la sociedad y cuidado del medio ambiente.

Las empresas tractoras son líderes en su mercado, ofrecen productos o servicios innovadores y cuentan con programas sociales y ecológicos; sus procesos operativos y la calidad de sus productos son generalmente de clase mundial; es por ello que muchas de éstas operan en los mercados internacionales a través de la exportación de sus productos, o incluso mediante la inversión directa en otros países.

En el sector agroalimentario de México se tienen identificadas al menos 80 empresas tractoras, que jalan a toda la cadena productiva donde participan, desde actividades primarias, industrialización, comercialización y servicios.

Participan con 23% de la canasta básica, en el segmento de alimentos, bebidas y tabaco , con productos como tortilla, pan, cereal, pastas, carne, pollo, huevo, leche, frutas, verduras y bebidas.

Durante el 2015, se estima que estas empresas de manera conjunta registraron ventas anuales por alrededor de 8,700 millones de pesos, generando 340,000 empleos directos en más de 400 unidades productivas.

Un claro ejemplo del impacto de las empresas tractoras se observa en la industria de la tortilla.

En México, durante el 2015 se consumieron alrededor de 8.6 millones de toneladas, GRUMA SAB de CV y Grupo MINSA SAB de CV contribuyeron con 3.9 millones de toneladas; es decir, en casi la mitad del consumo participan estas dos empresas.

Las dos empresas mencionadas operan 26 plantas a lo largo del país que generan alrededor de 7,100 empleos y compran anualmente 2.30 millones de toneladas de maíz blanco nacional en los principales estados productores de este grano, como son Sinaloa, Jalisco y Guanajuato, beneficiando a casi 30,000 productores y diferentes organizaciones de éstos.

Por otra parte, en la producción de la tortilla intervienen aproximadamente 35,000 tortillerías y molinos.

Si además se consideran los productos y servicios adicionales o complementarios por ejemplo, operación de almacenes y centros de distribución, transporte, materiales de empaque, entre otros , queda claro el alcance e impacto de estas empresas en esta industria.

Por la relevancia económica y cultural de la tortilla, es claro comprender el impacto de las empresas tractoras.

En la segunda parte del artículo se hará referencia a otras empresas de sectores igualmente relevantes que también permitirán dejar constancia de la manera en que fomentan el crecimiento y desarrollo económico a nivel macro.

*Julio Alejando Corrales Patiño es especialista de la Subdirección de Atención Corporativa a Intermediarios Financieros No Bancarios de FIRA.

[email protected]