En la primera parte del artículo se mencionó la relación entre el PND 2013-2018, los programas sectoriales, institucionales, especiales, los componentes, los apoyos y el presupuesto

Sobre el sector agropecuario y pesquero, se mencionó que, para atender de manera holística su problemática, el Gobierno federal y los actores no gubernamentales definieron el Programa Especial Concurrente (PEC) para el Desarrollo Rural Sustentable 2014-2018, en el que confluyen el Programa Sectorial de Sagarpa 2013-2018, el Programa Institucional de FIRA 2013-2018, entre otros. También se dijo que en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016 fueron autorizados para el PEC 352,843 millones de pesos, donde la vertiente Social, Infraestructura y Competitividad tienen la mayor participación.

Para el 2016, el PEC considera 11 programas (generales) con recursos por 342,643 millones de pesos y gastos administrativos por 10,201 millones de pesos. Los 11 programas son integrados por 54 componentes que buscan mitigar las necesidades en infraestructura ; pobreza, en sus expresiones de carencias en alimentación, salud, vivienda, educación, seguridad social, etc.; fomentar la producción de alimentos y materias primas; atenuar los impactos del cambio climático, ente otros. Para el acceso a servicios financieros, se tiene el Programa de Financiamiento y Aseguramiento al Medio Rural que considera 5 componentes (véase gráfica).

Entre los 54 componentes, el de mayor presupuesto es Atención a la Población Agraria, con 56,068 millones de pesos (16% del total), que considera trasferencias para la seguridad social de adultos mayores y para las vivienda rurales (espacio y servicios básicos); le sigue Aportaciones Federales para Estados y Municipios (infraestructura), con 42,767 millones de pesos (12%); Salud en Población Rural, con 37,638 millones de pesos (11%); PROSPERA Alimentación, 26,963 millones de pesos (8%); Fomento a la Agricultura, 22,260 millones de pesos (6%); PROSPERA Educación 17,227 millones de pesos (5%), y algunos otros.

Los apoyos de FIRA son 500 millones de pesos. El propósito de dichos apoyos es facilitar el acceso al crédito de las empresas micro, familiares y pequeñas del sector rural, así como a empresas rurales que han sido afectadas por contingencias ambientales o sanitarias; asimismo, aumentar sus niveles de competitividad mediante la organización de productores, integración de redes de valor, fortalecimiento de sus capacidades, fomento a la productividad y uso sostenible de los recursos naturales. Lo anterior, a través de trasferencias para reducir el costo del financiamiento, servicios de consultoría, capacitación y asesoría.

Para esos fines, el año pasado FIRA aplicó los recursos autorizados en el PEF 2015 (552 millones de pesos), que, mediante acciones de coordinación institucional con la Sagarpa, la Secretaría de Economía y otras, generaron sinergias con las que FIRA logró una cartera de financiamiento al sector por 118,303 millones de pesos. Esto significó un incremento real de 20% respecto del 2014; lo que propició mayor acceso al crédito para el crecimiento de las actividades económicas del sector rural y el mejoramiento del nivel de vida de sus habitantes.

*Ramiro Campos Meraz es especialista en la Subdirección de Coordinación Institucional y Programas Especiales. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]