Cuando tratamos el tema del desarrollo productivo, es común centrarnos en el desarrollo de la productividad agrícola y dar por hecho que existe un mercado de este tipo que está demandando todo lo que se produzca, porque se asume que hay más de 110 millones de personas que somos consumidores de alimentos

Pero los mercados agrícolas, integrados por personas que se dedican a realizar el intercambio, manejo físico y otras funciones facilitadoras, tienen distintos grados de desarrollo en cada región del país y aun más, su desarrollo es diferente entre redes de valor en una misma región.

Es por esto que los problemas para comercializar maíz pueden ser muy diferentes que cuando se trata de vender cebada en una misma región, y la problemática de comercialización es diferente para los productores de maíz en Tlaxcala, Hidalgo, Chiapas o Guanajuato.

En este sentido, es útil conocer las características del mercado en el que se va a participar, cuando un productor toma la decisión de emprender cualquier proyecto para el cambio tecnológico, conocimiento que puede ser la diferencia entre hacer permanente o no un cambio tecnológico con incrementos en la producción.

En el desarrollo de mercados agrícolas se analizan las características de los mercados desde una perspectiva holística, concibiendo al sistema de comercialización agrícola como un proceso de intercambio de bienes que puede encontrarse en alguna de las tres etapas de desarrollo: tradicional, en transición y economía de mercado.

La etapa de desarrollo de un mercado no depende de qué tan reciente es el lanzamiento de un producto, sino de la combinación y equilibrio de fuerzas como la ideología político-económica de una región, el grado de tecnificación, el sistema de producción predominante y la cantidad de esa producción que se pone disposición del mercado.

Por el lado del consumidor, el desarrollo del mercado está influido por las características culturales del usuario, el número de consumidores, las características demográficas, su nivel de ingreso y sus requerimientos por actividades económicas que desarrollan.

También es importante mencionar la perspectiva de los servicios de comercialización, ya que será determinante para el desarrollo del mercado la infraestructura disponible para el transporte y almacenamiento, la maquinaria para el procesamiento o empaque, las facilidades para clasificar y normalizar el producto, el tipo de persona que realiza las funciones de comercialización, los mecanismos mediante los cuales se establecen las posturas y la fijación de precios, el grado de formalización del mercado, el intercambio de información, y los instrumentos utilizados para financiar la actividad comercial.

Cuando un grupo de productores o un productor líder deciden incrementar en forma sostenida y significativa su nivel de producción comercializable se modifican las funciones de intercambio, funciones físicas y funciones facilitadoras.

Mañana compartiremos información que nos permite ejemplificar lo diferente que son los mercados de granos por región y producto hoy en día en nuestro país.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es especialista en la Subdirección de Programas para el Desarrollo de Productores y Prestadores de Servicios de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]