En la entrega anterior presentamos el panorama que enfrentan actualmente la actividad lechera nacional y FIRA, quien a través de su oficina principal en Coahuila ha implementado un esquema de producción eficiente de leche en la Región Lagunera. En esta ocasión daremos detalles del referido esquema así como sus alcances

El modelo tiene dos componentes básicos: las eficiencias productiva y económica.

En el eje de la primera se trabaja en la identificación de elementos para mejorar la transformación de materia seca a leche así como lograr la preñez de la vaca lo más rápido posible una vez que se ha recuperado del parto anterior.

En tanto, la segunda consiste en reducir los costos de la alimentación del ganado así como de los costos incurridos para preñar las vacas.

El primer paso fue hacer un diagnóstico detallado de la situación de cada uno de los establos, para lo cual durante seis meses el consultor generó una base de datos técnica y productiva con información tomada directamente de los registros de cada participante.

En este proceso fue necesario homologar criterios respecto de la forma de evaluar la información, comparando los parámetros al mismo tiempo contra un parámetro de referencia local de lechería intensiva.

El grupo se reúne mes a mes, recibe primero información especializada del sector y enseguida se muestran los resultados de cada uno de los establos identificados por un número que sólo el dueño sabe, por lo que sólo él podrá conocer su brecha contra el valor de referencia.

Los parámetros que se miden y se comparan, entre otros, son el consumo de materia seca por vaca, costo de la dieta, producción de leche por vaca, eficiencia medida en litros de producción por cada kilogramo de materia seca empleado, vacas preñadas por mes, número de servicios en la preñez y número de vacas preñadas antes de los 120 días en leche.

Por otro lado, se mide el número de abortos y la incidencia de enfermedades así como su costo en términos del costo de oportunidad de la leche que se escapa. Finalmente, se obtiene un parámetro estrella, que consiste en determinar el costo de la alimentación sobre el ingreso (CASI), éste es quizás el indicador más firme del manejo del establo y el que da rumbo al productor para trabajar en los aspectos más elementales de las eficiencias productiva y económica.

Los resultados obtenidos son muy útiles y han permitido una retroalimentación en lo individual y al interior del grupo, lo cual ha permitido que estos productores hagan ajustes inmediatos en el manejo del ganado, la elaboración de dietas y la capacitación del personal, reduciendo de esta manera las fugas visibles de dinero en la operación.

Los instrumentos financieros, tecnológicos y experiencia de FIRA son una opción para los productores de leche en beneficio de mejorar la rentabilidad de sus establos.

*Armando Caldera Orozco y Abel Rojas Calderón son el residente estatal y especialista en la Residencia Estatal de FIRA en Coahuila, respectivamente, sus correos son:

[email protected]