En la entrega de ayer mencioné el lugar que ocupa México en el indicador de competitividad y el Índice Global de Innovación y algunas innovaciones en la agricultura de riego; ahora continuaremos con algunos ejemplos y lo que está haciendo FIRA, como parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP.

En las innovaciones tecnológicas, un ejemplo se ubica en Guasave, Sinaloa, donde bajo el esquema de aparcería pequeños productores de una unidad de riego de 447 hectáreas están produciendo hortalizas que procesa y comercializa una empresa agroindustrial.

En el aspecto tecnológico transformaron el riego por gravedad a goteo; pasaron de cultivos tradicionales, como maíz, a hortalizas como chile y tomate; se integraron a la red de valor de hortalizas; están capitalizando y dándole mayor valor a sus tierras; se han vuelto sujetos de crédito de la banca comercial; variables que en su conjunto repercuten directamente en mejorar el ingreso de los productores, además de contribuir a la producción de alimentos con prácticas sostenibles.

La escasez de agua en regiones como el Valle de San Quintín, Baja California, han forjado una agricultura altamente productiva, que incluye la producción de hortalizas y berries mediante agricultura protegida, inversión en desaladoras para uso de agua salada en el riego, acceso a mercados de exportación, integración del proceso desde la actividad primaria, empaque y procesamiento, hasta la comercialización.

El virar de emplear agua subterránea a agua de mar conlleva la posibilidad de recuperar el acuífero sobreexplotado, asegurar la actividad agrícola que repercute en mantener o mejorar la derrama económica.

En ambos ejemplos FIRA está participando con financiamiento; en el primero incluso con la estructuración de la asociación, acompañamiento en la elaboración de la evaluación técnica y financiera del proyecto como parte del proceso de crédito, y del apoyo para la tecnificación del riego, además de sumar al proyecto a Conagua con recursos para la red de conducción e interconectar pozos de las unidades de riego.

En el segundo ejemplo, los financiamientos se han canalizado tanto para la inversión fija como para el capital de trabajo, principalmente en desaladoras, tecnificación del riego, equipamiento de empaques, cuartos fríos, transporte, aprovisionamiento de insumos, producción, cosecha, empaque y comercialización de los productos.

En materia de financiamiento a la agricultura de riego, durante el 2016 FIRA impulsa esquemas y productos que benefician la innovación, como el Apoyo a Proyectos que Contribuyen a Mitigar la Volatilidad de los Precios, con apoyo en la reducción de la tasa de interés para proyectos destinados a la inversión fija en los productos como aguacate, calabacita, cebolla, papa, jitomate, limón, maíz, tomate verde, trigo, naranja, plátano y frijol.

También está el Programa Especial de Financiamiento de Activos Fijos para Cultivos Perennes y Proyectos con Periodos de Larga Maduración, tales como aguacate, nuez, naranja, entre otros; para mayor detalle de estos productos habrá que consultar la página web de FIRA, sección Programas de la Sagarpa y otras entidades operadas por FIRA: www.fira.gob.mx.

En resumen, si sumamos innovación, investigación y desarrollo, participación del sector privado, producción con base en la demanda y necesidades del consumidor, todo dentro de la agricultura de riego, estaremos contribuyendo en materia de competitividad y de innovación.

*Artemio Vázquez Aguilar es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el noroeste.

[email protected]