El incremento sostenido de la población y los requerimientos crecientes de productos forestales para la sociedad han provocado una excesiva presión sobre los recursos forestales

Ante esto, y aunado a la preocupación social para preservar los ambientes naturales que ofrecen servicios ambientales valiosos, el resultado es la aparición y desarrollo del cultivo comercial de árboles, pasando así de la recolección al cultivo forestal.

En México, esta transición apenas ha iniciado, pues tradicionalmente el abasto de madera ha provenido de los bosques naturales, mientras que, en la actualidad, los países forestales líderes basan su producción forestal en las plantaciones forestales comerciales (PFC).

Entre las especies utilizadas para el establecimiento de PFC se encuentra la teca.

La teca (Tectona grandis L. f) es una especie latifoliada que pertenece a la familia Verbenaceae. Es un árbol grande, deciduo, que puede alcanzar más de 50 metros de altura y dos metros de diámetro, en su lugar de origen (sureste asiático).  En países como México, puede alcanzar alturas superiores a los 30 metros en los mejores sitios.

El aprovechamiento de esta especie se realiza en bosques naturales en los países de donde es originaria de Birmania, ahora Myanmar, Tailandia y de la India, Malasia, Java, Indochina, La República Democrática Popular Laos. Las primeras plantaciones se establecieron en Costa Rica, entre los años 1926 y 1929. Otros países en donde se establecieron plantaciones son Brasil, Perú, Salvador, Honduras, Bolivia, Ecuador y Jamaica.

Por su rápido crecimiento y el alto valor económico de su madera, es una especie que se estableció en grandes extensiones en México, principalmente en el sureste del país, ganó reputación por sus excelentes propiedades tecnológicas como: resistencia, solidez, atractiva apariencia, durabilidad, trabajabilidad y gran resistencia al ataque de hongos e insectos. Por estas características, tiene alta demanda en el mercado internacional y es una de las maderas más valiosas del mundo, catalogada incluso por diversos autores como la reina de todas las maderas.

A la teca se le atribuyen gran variedad de usos en puentes, durmientes de ferrocarril, muebles internos y externos, carpintería en general, enchapado y contra enchapado, madera para parquet, construcción de muelles o atracaderos, compuertas en agua dulce, pisos expuestos al tránsito de peatones, postes de líneas de transmisión eléctrica y de cerca, instrumentos musicales, juguetes, y es excelente para la fabricación de barriles para guardar productos químicos.

Estas características, así como su rápido crecimiento y valor en el mercado, la convierten en una especie de alta importancia en el establecimiento de PFC.

*Violeta Espino Ortega y Gabriel Montiel Aguirre están adscritos a la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. La opinión aquí expresada es de sus autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]