De acuerdo con la Unión Nacional de Avicultores, la estimación de crecimiento para el 2015 en la producción de pollo de engorda en México será de 2.9% con respecto al 2014, previendo también que los precios de los insumos se mantengan en niveles accesibles que permitan a los avicultores incentivar la inversión en este sector, al igual que los precios al consumidor.

Aguascalientes, principal productor de carne de pollo en el país, presenta una producción cercana a las 340,000 toneladas anuales, lo cual se debe en gran medida a la posición estratégica de esta entidad por su cercanía a los principales mercados del país: México, DF, Guadalajara, Monterrey, Querétaro, León y el propio Aguascalientes, así como su proximidad a las principales zonas productoras de granos, como son la región del Bajío, Ciénega-Chapala, Tamaulipas y Sinaloa. Asimismo, esta entidad cuenta con una importante infraestructura y vías férreas que le permiten la importación de granos y pastas del extranjero, lo cual hace que la actividad avícola sea muy competitiva.Además del necesario conocimiento técnico que se debe poseer y debido a que las barreras de entrada a la producción de carne de pollo son altas por las elevadas inversiones de capital que se deben realizar, se considera que en el futuro cercano no habrá incorporación de nuevos actores en la producción de pollo de engorda en esta entidad federativa, pero sí se prevé que los actuales participantes buscarán consolidar su presencia en el mercado, creciendo sus unidades de producción actuales o bien, expandiéndose al interior o en estados vecinos como Zacatecas y Jalisco.

Entre los retos que deben enfrentarse para lograr lo anterior, destacan: la disponibilidad de espacios para el establecimiento de nuevas unidades de producción (por la limitante de los 5 kilómetros que debe haber como distancia mínima permitida entre unidades de producción); reforzar las medidas sanitarias y de bioseguridad (control de accesos y desinfección, control de fauna nociva, automatización de granjas, manejo de excretas y mortalidad, entre otras); modernización de todas las actividades e industrias periféricas que se desarrollan al amparo de la actividad avícola (rastros TIF, red de frío, transporte, etcétera), y no menos importante, contar con el abasto garantizado de los granos y pastas necesarias para la producción de carne de pollo.

Para hacer frente a los retos que este sector demanda, existen instituciones como FIRA que cuenta con programas específicos de capacitación y asesoría desarrollados a lo largo de 60 años de existencia, así como también alternativas para acceder al crédito y financiar necesidades de capital de trabajo e inversiones tendientes a ampliar la capacidad de producción para eficientar los procesos productivos.

*Cupertino Gerón Díaz. Residente estatal de FIRA en Aguascalientes. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

De acuerdo con la Unión Nacional de Avicultores, la estimación de crecimiento para el 2015 en la producción de pollo de engorda en México será de 2.9% con respecto al 2014, previendo también que los precios de los insumos se mantengan en niveles accesibles que permitan a los avicultores incentivar la inversión en este sector, al igual que los precios al consumidor.

[email protected]