Después de la introducción de la actividad porcícola en el mundo expuesta en mi primera entrega comentaré en esta segunda parte la situación actual sobre esta red de valor en nuestro país.

En México existen cerca de 1 millón de unidades de producción porcina, con una piara de más de 16.2 millones de cabezas. Alrededor de 2 millones de familias dependen de esta actividad, la cual genera 350,000 empleos directos y más de 1.7 millones de indirectos.

Jalisco y Sonora son las principales entidades productoras de carne de cerdo, al participar con 18.9 y 17% de la oferta nacional en el 2014, respectivamente. Le siguen en orden de importancia Puebla (12.3%), Veracruz (9.2%), Yucatán (8.6%), Guanajuato (8.3%) y Michoacán (3.2%).

Jalisco, que representa el principal productor del país, tiene un inventario de 3,253,177 cerdos en beneficio de 1,369 productores; actividad que genera más de 9,420 empleos directos y 47,000 indirectos. La porcicultura en Jalisco se caracteriza por tener tecnología de vanguardia y por estar concentrada en grandes productores.

Yucatán produjo 142,250 toneladas de porcino en el 2014; siendo su principal éxito un modelo de negocio por aparcería, implementado por Kekén Grupo Porcícola Mexicano. En este modelo, Kekén se encarga de la producción de los lechones hasta 5 kg en sitios de maternidad; posteriormente, en diferentes granjas son llevados hasta 30 kg. En la etapa de finalización es cuando entran los pequeños y medianos productores hasta llevarlos a los 110 kg para su venta. Con este modelo de tres sitios se previenen enfermedades, lo que incrementa la producción y la calidad de la carne. El beneficio de este esquema es que Kekén proporciona los lechones, el alimento balanceado, las medicinas y vacunas, así como la asistencia técnica y las gestiones de comercialización. Todo esto con la participación de FIRA.

Michoacán ocupa el séptimo lugar en producción nacional; sin embargo, es uno de los estados en donde FIRA ha incrementado su participación en financiamiento y desarrollo de la porcicultura. Actualmente, se está buscando implementar un desarrollo de proveedores con Grupo Bafar de aparcería, como el mencionado de Kekén. Adicionalmente, en Michoacán se ha subsidiado la porcicultura con asistencia técnica, capacitación y apoyos Sagarpa, dentro del programa de Fomento Ganadero para compra de vientres, infraestructura productiva y equipo para manejo posproductivo.

FIRA ha contribuido con el mantenimiento y desarrollo de la industria porcícola, desde la perspectiva del financiamiento a todos los actores de la red productiva, ya que la institución ha financiado la actividad con 3,203.2 millones de pesos en saldos promedio durante el período 2012-2016.

Finalmente, es importante mencionar que la masificación de productos y servicios FIRA en apoyo a la actividad primaria, a través de entidades masificadoras, ha impulsado el acceso al financiamiento a pequeños productores que no podrían acceder al crédito formal, principalmente por la falta de garantías hipotecarias, capacidad de gestión e inclusive ubicación geográfica.

*Nehemias Castellanos Hernández es agente de la Agencia La Piedad en FIRA.

[email protected]