El pasado miércoles 19 de febrero tuvo lugar el Parlamento Abierto para la Reforma en materia de Subcontratación Laboral (Outsourcing), que fue organizado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados. En la medida en que fortalecen la vida democrática, tales eventos son sumamente importantes; sin embargo, este foro tuvo una relevancia particular, ya que sirvió para llegar a acuerdos comunes, equilibró los poderes de las cámaras del Congreso de la Unión, mandó un mensaje de tranquilidad a quienes participan de la subcontratación —que es un régimen de trabajo legal— y se perfiló una estrategia clara para combatir a quienes incurren alevosamente en malas prácticas.

Debe tenerse presente que el problema que busca resolverse es la existencia de algunas empresas que no respetan la normatividad vigente y que se dedican a la elusión y evasión de responsabilidades fiscales y laborales. Ante esta situación, el mensaje más claro y contundente lo envió Alejandro Salafranca, titular de la Unidad de Trabajo Digno de la STPS, quien expresó que se está creando un mecanismo para que quienes cumplen con la ley —es decir, quienes se dedican a la subcontratación— puedan hacerlo de manera fácil y sencilla, en un ambiente de tranquilidad, sin tentativas punitivas, prohibicionistas ni criminalizadoras. Además, reiteró que el grupo interinstitucional para combatir la ilegalidad tanto en la tercerización como en los esquemas ordinarios de contratación ha dado pruebas de funcionar óptimamente. El objetivo es, en realidad, que se cumpla la ley.

Por otra parte, representantes empresariales, autoridades, legisladores y asociaciones como TallentiaMX hicieron un llamado para insistir en la enorme relevancia que tiene la subcontratación para México. Apuntaron que la creación de empleos, el trabajo de millones de mexicanos —en particular de sectores altamente vulnerables— y la estructura laboral de nuestro país dependen en gran medida de este esquema. Por ello, coincidieron en que es indispensable hallar una salida con prontitud que asegure que se desarrollará con más intensidad la tercerización responsable y profesional, y que las empresas, que a ella se dedican, podrán desempeñar sus labores sin temor de ningún tipo y, además, sin la competencia desleal de quienes pasan por alto las leyes.

Por todo lo anterior, no es necesario hacer modificaciones sustantivas ni a la ley Federal del Trabajo ni a la Ley del Seguro Social, lo cual resultaría absurdo cuando, gracias a la Reforma Laboral del año pasado y a otras disposiciones (como la Ley de Defraudación Fiscal y al Paquete Económico 2020), nuestras leyes laborales son un ejemplo mundial por la protección que brindan a los trabajadores. Consecuentemente, TallentiaMX hizo dos propuestas concretas: optimizar el funcionamiento del grupo interinstitucional creado por el Ejecutivo Federal e instrumentar un padrón o registro nacional de empresas de subcontratación. Esto último transparentaría, facilitaría y equilibraría en los hechos las condiciones de la subcontratación, beneficiando por igual a empresarios, autoridades y trabajadores.

Ante todo, es muy importante que en el corto plazo se tomen cartas en el asunto. No debemos seguir postergando una resolución necesaria y, en última instancia, muy sencilla. Esperemos que la Cámara de Diputados sirva para apresurar dicho proceso y para combatir la campaña de desprestigio sustentada en intereses particulares que busca acabar con cualquier tipo de subcontratación. Afortunadamente, las señales son muy positivas.

*El autor es director general de TallentiaMX.