Considerando la importante participación que tiene la producción de huevo en el sector pecuario de México; actividad que dinamiza la economía rural, deberá evolucionar para ganar terreno en el país, y mantener una participación relevante en los mercados internacionales

La reacción oportuna nacional en el tema de producción de huevo obedece a la oportunidad que se abre para ocupar un puesto privilegiado en los países abastecedores de este producto en el mercado internacional, negocio cuyo valor mundial se estima en 100,000 millones de dólares.

Históricamente, el sector avícola de México ha presentado un crecimiento constante, afectado eventualmente por la presencia de enfermedades como la influenza aviar, que perjudica la parvada nacional y obliga una sobreinversión para la reactivación de flujos en la producción.

Esta tendencia hacia el crecimiento mundial de la avicultura se hace evidente al alcanzar un crecimiento en la producción en un periodo de 20 años de hasta 82.4%; dicho porcentaje corresponde al periodo de 1990 al 2010. En un posible escenario para el 2015, la avicultura de huevo presentará un crecimiento adicional, respecto del 2014, de 12 millones de toneladas de huevo, compensando el crecimiento de la demanda.

La hegemonía en la producción de huevo en China es prevaleciente desde hace un tiempo; este país instaura estrategias de producción, diferenciando el producto en volumen. Le siguen: Estados Unidos, Japón, India, Rusia y México, en ese orden, siendo nuestro país el principal productor de huevo en Latinoamérica. El desarrollo de la producción en América del Sur, liderada por Brasil y seguido por Colombia, Argentina, Perú y Chile, se hace evidente al consolidarse en países emergentes en la producción avícola de huevo para plato que abastece esta región.

El mercado Europeo ha sido satisfecho por los países productores cercanos, principalmente Turquía, que aprovechando su ubicación ha mantenido un crecimiento importante de esta actividad.

La comunidad económica europea es el mercado destino más importante de las exportaciones de huevo, en el cual se lleva a cabo 58% de las mismas, siendo Alemania el principal importador, que durante el 2013 importó 373000 toneladas, seguido por Holanda e Italia. La comercialización de huevo en estos países mantiene implícitos beneficios de arancel cero que permiten un desplazamiento más eficiente y rentable de la producción hacia el mercado destino; no obstante, medidas restrictivas con enfoque a regular la producción con un fundamento proteccionista de maltrato animal han hecho que estos niveles de producción y comercialización se retraigan de origen.

El día de mañana continuaré con el breve análisis acerca del panorama mundial y nacional de la avicultura.

*Carlos Rubio Bezies es promotor de la Agencia Veracruz de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]