En la primera parte, abordamos la relevancia que tiene la producción de manzana en México y sobre todo en Chihuahua, de manera que, ahora comentaremos sobre los mecanismos de valor agregado para su integración productiva, esquemas de financiamiento y apoyos para esta importante red de valor que proporciona FIRA.

En el estado de Chihuahua la producción de manzana es estacional y la demanda, sin embargo, es continua a lo largo del año, por lo que el almacenamiento se realiza en frigoríficos con atmósferas controladas para ralentizar las reacciones bioquímicas provocando una mayor lentitud en la respiración, retrasando la maduración con la posibilidad de una reactivación vegetativa, una vez puesto el fruto en una atmósfera normal y de esta manera asegurar el aprovisionamiento de los mercados por el mayor tiempo posible.

El almacenamiento también se utiliza como una estrategia para diferir la oferta del producto hasta que el mercado se encuentre desabastecido y de esta manera obtener mejores precios. Una vez que existe requerimiento del mercado, el fruto es llevado a planta de selección y empaque a fin de mejorar la presentación para mayor atractivo del consumidor y también, para procurar mejor conservación en el anaquel.

Un reto para continuar con el crecimiento, innovación y equipamiento en esta red de valor es la inversión continua de nuevas plantaciones, infraestructura de almacenamiento y empaque, para lo cual FIRA cuenta con instrumentos financieros y apoyos tecnológicos para el desarrollo y crecimiento de los productores y empresas participantes.

Dentro de los instrumentos financieros destaca el Programa de Financiamiento para Cultivos Perennes y Proyectos con Periodo de Larga Maduración, que permite promover la capitalización y modernización de las empresas en sus proyectos con periodos de larga maduración, impulsando así su productividad y competitividad; para ello, el instrumento busca adaptar la recuperación de los financiamientos a la generación de flujos de efectivo de las empresas y cubrir así el riesgo de los intermediarios financieros ante la posibilidad de impago y, por otra parte, impulsar la inversión fija mediante la administración de riesgos para asegurarles el pago de intereses y la recuperación de los financiamientos.

Otro programa que apoya las necesidades de las empresas productoras es el Programa de Financiamiento a la Modernización de Empresas del Sector Agroalimentario y Rural, cuyo objetivo es impulsar la innovación y modernización en las empresas agroalimentarias y rurales, mediante financiamiento y apoyos para realizar inversiones en soluciones tecnológicas y de manufactura avanzada, que se enfoca a las fases de almacenamiento y empaque en este caso, de manzana.

En conclusión, FIRA puede atender necesidades de inversión para el establecimiento de plantaciones comerciales de manzana, equipos de mitigación de riesgos, compras anticipadas de materia prima, modernización de maquinaria y equipo de almacenamiento y empaque para el crecimiento de la capacidad instalada, y capital de trabajo para los todos los actores de la red, acorde a las necesidades y flujo de ingresos de las empresas.

*Armando Cardera Orozco y Benjamín Dávila Casique son residente estatal en Chihuahua y agente de FIRA en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, respectivamente. La opinión de los autores no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]