La manzana es una de las frutas más completas y saludables que se conocen por su alto contenido en hidratos de carbono, fibra, vitaminas y potasio, siendo muy recomendable para todas las edades. Es un manjar básico en los hogares mexicanos.

Llegó al nuevo continente en el siglo XVI de la mano de los conquistadores españoles, donde pronto se extendió su cultivo y, un siglo después, desde Iberoamérica, el manzano alcanzó América del Norte y posteriormente África septentrional y Australia.

De acuerdo con los datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, a nivel mundial la producción de manzana en la temporada 2017/18 alcanzó 74 millones 350,175 toneladas, siendo los principales países productores China 56%, la Unión Europea con 14%, y Estados Unidos, 7 por ciento.

En México, según información oficial del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de Sader, la producción de manzana en el año 2018 fue de 659,697 toneladas (ton) con un rendimiento promedio por hectárea de 13.38 ton por hectárea (ha), siendo los principales estados productores Chihuahua, Puebla, Durango, Coahuila y Veracruz.

Chihuahua destaca como la primera entidad productora de manzana en el país, con una superficie cosechada de 28,140 ha, 53.7% de la superficie cosechada nacional, un volumen producido de 569,821 ton, 86.4% del total producido, y un valor económico de 7,237.26 millones de pesos que corresponde a 92.9% del valor de la producción nacional, siendo su rendimiento promedio de 20.25 ton/ha, lo que significa 51% superior al promedio nacional, sobresaliendo en la producción los municipios de Ciudad Cuauhtémoc, Namiquipa, Guerrero, Cusihuiriachi, Bachíniva, Carichí y Riva Palacio.

Llevar esta fruta a nuestras mesas requiere de un arduo trabajo de los productores mexicanos, los cuales conjugan conocimientos científicos y recursos económicos y tecnológicos para lograr los altos estándares de calidad que tiene la manzana mexicana. Los productores del estado de Chihuahua se han caracterizado por una constante innovación y tecnificación de sus cultivos, además de una paulatina integración en la cadena de valor.

Dentro de las innovaciones más relevantes que han permitido al estado de Chihuahua liderar en producción, están el establecimiento de huertas con alta densidad de plantación (2,500 o más plantas por ha) con variedades Golden, Red delicious y Gala entre otras.

También se destaca el uso eficiente del agua mediante sistemas de riego presurizados, la disminución de riesgos climáticos como granizo y heladas con la incorporación de mallas antigranizo, que son inversiones clave cuya recuperación se da en el largo plazo.

En la próxima entrega, comentaremos sobre los mecanismos de valor agregado para su integración productiva, esquemas de financiamiento y apoyos para esta importante red de valor que proporciona, entre otras instituciones, FIRA, conjunto de fideicomisos originados en el Banco de México cuyo quehacer institucional se enfoca en impulsar el desarrollo del sector agroalimentario y el medio rural en el país.

*Armando Caldera Orozco y Benjamín Dávila Casique son residente estatal en Chihuahua y Agente de FIRA en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, respectivamente. La opinión de los autores no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]