Actualmente, la industria de la carne está eficientando los procesos de acopio de becerro para engorda y finalización en sus corrales. En vez de comprar becerro al destete de 200 kilogramos, ahora requiere becerros de más edad y mayor peso (preengorda) de hasta 350 kilogramos, lo que permite tener menos inventario en proceso y lograr la finalización del ganado en corrales propios

Para el ganadero que vende los becerros al destete a un peso promedio de 200 kilogramos, se abre la posibilidad de engordar los becerros a un peso mayor, logrando un incremento de 150 kilogramos en un periodo de cuatro meses promedio. Esta ganancia adicional en peso, se debe lograr utilizando dietas formuladas exprofeso para esta etapa de desarrollo del ganado, y utilizando insumos forrajeros que el mismo ganadero produce como maíz y sorgo, a fin de abaratar su costo.

Otro factor es que varios productores se organicen para adquirir insumos especializados como pasta de soya y coco, melaza y medicamentos, y realicen compras consolidadas para lograr un menor precio.  El ganadero debe contar con experiencia e instalaciones básicas para poder realizar la actividad de preengorda, así como ser elegible para recibir crédito.

FIRA, otorga crédito de capital de trabajo y servicios de garantía, para que el ganadero pueda adquirir forraje, medicamentos y vacunas, así como becerros, para lograr un hato de al menos 20 becerros que puedan preengordar. Capacita en formulación de dietas, mejores prácticas de producción y asistencia técnica durante el proceso.

A la fecha, participan 24 productores ganaderos de la región de Costa Chica del estado con 335 becerros y el compromiso de compra de la empresa Sukarne SA. Los resultados muestran que el ganadero obtiene una utilidad neta de 1,659 pesos por becerro preengordado, y considerando una unidad de producción con 15 becerros, se obtiene una utilidad de 24,885 pesos en cuatro meses, es decir un ingreso adicional de 6,221 pesos por mes.

Este esquema productivo permite a la industria dar seguimiento a la sanidad del ganado antes que llegue a sus corrales. Para el productor, adicional al valor de mercado que obtiene al vender sus productos, está el beneficio de recibir tecnología que le permita ser más eficiente en sus procesos. Para lograr un mayor desarrollo de los ganaderos, se requiere aumentar al menos a 50 cabezas el número de vientres por unidad de producción a través del financiamiento y/o financiar la compra de vaquillas gestantes, invertir en infraestructura de engorda, así como financiar la producción primaria de forrajes de calidad.

Así como  explorar oportunidades en nichos especializados de mercado como la carne orgánica. Lo anterior propia la participación de las industrias tractoras, ganaderos, intermediarios financieros, banca de fomento e instituciones gubernamentales para impulsar el desarrollo del campo guerrerense, abatir sus rezagos y mejorar las condiciones de vida en el campo.

*Faustino Delgado Figueroa es residente estatal de FIRA en Guerrero. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.