Ahora el tema sólo está en el tamaño en que se quiera invertir y la capacidad de control.

Los programas de FIRA permiten apoyos complementarios para drenaje agrícola, riego, establecimiento de la plantación y empacadoras, con subsidios que van de 30 hasta 50%; además aplica el programa especial de garantía Fonaga para cubrir 100% de pérdidas hasta agotar las reservas.

Si el plazo de espera para la producción es una preocupación para inversionistas, se tiene un programa de apoyo para intereses, de tal forma que no se realiza pago alguno hasta que sea el propio cultivo el que realice las amortizaciones.

De la misma forma, la vocación ganadera, agrícola y forestal del estado provee oportunidades para las inversiones en ganado bovino de carne y doble propósito, así como en los cultivos de palma de aceite, cacao y plantaciones forestales.

Con los programas de FIRA se impulsan estas redes productivas para el desarrollo de toda la cadena, con esquemas de desarrollo de proveedores para la integración de los pequeños productores a la industria.

En ganadería bovina las inversiones son principalmente en pie de cría e infraestructura para incrementar el hato ganadero del estado, así como infraestructura y capital de trabajo para el acopio y comercialización de becerros que tienen como destino el centro y norte del país.

En agricultura, la creciente industria de la palma de aceite demanda materia prima, la cual actualmente es insuficiente, ofreciendo la oportunidad a las inversiones para el establecimiento de plantaciones de palma de aceite bajo un esquema de proveeduría con las agroindustrias.

Asimismo, en cacao la industria requiere asegurar su proveeduría, por lo que se ha trabajado en integrar a los pequeños productores primarios a través de esquemas de desarrollo de proveedores, que buscan establecer un ambiente de cooperación entre empresarios, productores y procesadores, creando relaciones de largo plazo con mutuos beneficios (relaciones ganar-ganar).

En el área forestal, adicionalmente a las plantaciones que la industria está estableciendo, se requieren proveedores en eucalipto, melina, teca, pino tropical y hule, por lo que se están desarrollando esquemas de proveeduría con medianos y pequeños productores con superficie disponible para establecer plantaciones forestales comerciales bajo contrato.

Los programas de FIRA impulsan las inversiones en el sector agroalimentario y rural de Tabasco, con la participación de la Banca Comercial e Intermediarios Financieros no Bancarios, por ello para el 2018 se contempla superar 2,140 millones de pesos en saldos de cartera en la entidad.

*Raciel Salabarria Arias es residente estatal de Tabasco en FIRA. “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.