Uno de los grandes retos que este sector afronta es garantizar a una población creciente el acceso a alimentos seguros, sostenibles y amigables con los recursos naturales, atendiendo al cambio climático

México es un país con abundantes recursos naturales y tiene una superficie total de 195.9 millones de hectáreas. La población estimada para el 2019 es de 126.5 millones de personas (Inegi, Conapo y Semarnat, 2019).

No obstante, se estima que la población en el país continúe creciendo en las próximas décadas. De acuerdo con las proyecciones de la Conapo se prevé que la población para el 2030 y el 2050 sea de 138.1 y 148.2 millones de personas.

Con datos del INEGI, durante el tercer trimestre del 2019, el Producto Interno Bruto (PIB) real en México fue de 18,600 millones de pesos, lo que representa una contracción de 0.2% con respecto al mismo trimestre del 2018. Por el contrario, de acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), el sector agroalimentario en México incrementó en 3.6% a tasa anual en el tercer trimestre del 2019. Lo anterior, resultado del incremento del PIB del sector agrícola en 8.1%; del sector pecuario, en 3.3%, y de la industria de alimentos, bebidas y tabaco, en 2.6 por ciento.

En lo que respecta al sector agroalimentario, uno de los estados del sureste de México con importantes actividades económicas en el país es el de Tabasco.

Tabasco cuenta con 2.5 millones de hectáreas, las cuales representan 1.2% a nivel nacional. La superficie agrícola es de 622,000 hectáreas, que representan 25.2% a nivel estatal y a nivel nacional 2%, de acuerdo con el Inegi y la Semarnat (2019). Su población estimada es de 2.5 millones (2% a nivel nacional) de acuerdo con datos del Inegi (2017), y genera un PIB total de 505,000 millones de pesos, aportando al PIB nacional 2.9%, y su PIB en el sector agroalimentario es de 16.300 millones de pesos (1.2% de participación estatal a nivel nacional).

El sector agroalimentario en Tabasco es relevante, puesto que se producen alimentos importantes para el consumo nacional y de exportación, productos como plátano, cacao, carne de bovino, y caña de azúcar, entre los más importantes por su valor de producción.

Tabasco es también el segundo productor de plátano a nivel nacional, con 629,722 toneladas, con una variación en la producción de 1.5% respecto al 2018, y con el valor de la producción más alto, (2,140 millones de pesos); otros productos agrícolas importantes a nivel estatal son: caña de azúcar, con una producción de 2 millones 562,313 toneladas y un valor de la producción de 1,941 millones, cacao, con una producción de 18,327 toneladas y un valor de producción de 734 millones (SIAP, 2019).

En lo que respecta al sector ganadero, el inventario bovino en Tabasco es de 1.6 millones de cabezas de ganado y los municipios líderes son: Balancán, Macuspana, Centro y Cárdenas, donde la producción estatal de carne de bovino en canal es de 70,479 toneladas y su valor de producción es de 4,938 millones de pesos.

En la siguiente parte de este artículo comentaré algunas acciones de desarrollo que impulsa Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura (FIRA) para contribuir en el crecimiento económico y productivo de Tabasco.

*Alberta Fernández Hernández es promotor en la agencia FIRA Villahermosa en Tabasco. Su correo es [email protected] La opinión aquí expresada es de la autora y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.