Una de las actividades productivas en el sector primario en donde México se mantiene en los primeros lugares del ranking mundial es en la producción de huevo, actividad que ubica al país como el cuarto productor, y el primero en consumo, con un promedio de 23.3 kg per cápita.

De acuerdo con el Instituto Nacional Avícola, la producción mexicana de huevo de mesa alcanzó 2 millones 418,062 toneladas de enero a octubre del 2018, superando hasta en 86,000 toneladas la producción respecto al mismo periodo del año anterior, es decir, un incremento interanual de 3.7%. (Sader y SIAP).

El huevo es considerado como el alimento más nutritivo que existe después de la leche materna. Los huevos de las aves constituyen un alimento habitual en la alimentación de los mexicanos y son un alimento de fácil digestión, componente principal de múltiples platos dulces y salados, y una parte imprescindible en muchos otros, debido a sus propiedades aglutinantes. Posee también propiedades para el organismo que aportan alto valor nutritivo rico en proteínas, abundantes vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, antioxidantes y ácidos grasos benéficos para la salud cardiovascular.

La calidad del huevo en México es suprema, ya que, debido al alto ritmo de consumo existente en nuestro país, el huevo no tiene que ser refrigerado, como ocurre, por ejemplo, con el huevo importado, que debe pasar por ese proceso para mantener su vida de anaquel. “La ventaja que tiene el huevo mexicano frente al estadounidense tiene que ver totalmente con la frescura del alimento”, señaló recientemente el presidente de la Unión Nacional de Avicultores, César Quesada Macías, en el marco de la celebración del Día Mundial del Huevo 2018, que se celebró el 12 de octubre pasado.

En lo que corresponde a la producción de huevo de plato, en entidades como San Luis Potosí se producen 6.3 millones de huevos diarios, posicionando al estado como el cuarto productor a nivel nacional, detrás de Jalisco, Puebla y Sonora.

Lo anterior obedece a importantes inversiones en este sector, que durante los últimos años han realizado empresas y marcas como Huevo San Juan en los municipios de Vanegas y Cedral, donde han establecido infraestructura, maquinaria y equipo para la producción y procesamiento de huevo, generando empleos mejor remunerados e impulsando el desarrollo económico en la región.

El día de mañana comentaremos algunas de las acciones que FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México, está realizando para impulsar el desarrollo de estas industrias eje, que traen desarrollo regional en San Luis Potosí, así como las empresas satélite que se generan alrededor de las mismas.

*Araceli Acosta Gómez y Wilber Roberto de León Roblero son agente y promotor de la agencia FIRA en San Luis Potosí. Sus correos: [email protected] y [email protected]