La entidad tiene una extensión territorial de 27,857 km2 que representa el 1.4% del territorio nacional. Cuenta con una población de 1.2 millones de habitantes de los cuales el 31% se ubica en el sector rural y el 69% en zonas urbanas

Nayarit es reconocido por su clima predominantemente cálido subhúmedo. La temperatura media anual es de 25°C, con máxima promedio de 35°C en mayo y junio, y mínima de 12°C en el mes de enero. La precipitación media es de 1,100 mm anuales y se presenta durante los meses de mayo a septiembre.

Estas condiciones climatológicas, le permiten al estado tener una vocación productiva agropecuaria y para el sector turístico.

Nayarit participó en 2018 con el 0.7% del PIB nacional, sumando $154,616 millones de pesos, de los cuales el 72% fue para el sector terciario y el 7% para el sector primario.

Los principales cultivos en la actividad agrícola son el frijol con 58,000 hectáreas, sorgo 53,000 hectáreas, maíz 35,000 hectáreas, caña de azúcar 33,000 hectáreas, y mango 26,000 hectáreas. Sin embargo, se establecen una gran diversidad de cultivos con menores superficies: tabaco, aguacate, arroz, guanábana, piña, café, yaca, jícama, sandía, etc.

Asimismo, los agricultores de Nayarit son productores de materias primas que se comercializan a través de intermediarios donde no siempre se obtienen los mejores resultados, los bajos precios y la tardanza en el pago, suelen ser entre otras problemáticas comunes.

Una alternativa a esta situación es dar valor agregado a sus cosechas, maximizar la eficiencia de los procesos productivos, modernizar y ampliar la capacidad instalada de sus activos productivos, así como contar con servicios financieros que complementen sus necesidades de inversión y les permitan diversificar sus redes productivas.

Para atender estas actividades agrícolas, FIRA puede apoyar a productores y empresarios en el desarrollo de sus proyectos, ya que, a través de la banca de primer piso, brindan soluciones financieras y tecnológicas a las diversas necesidades que éstos presentan.

Por ejemplo, en Nayarit, FIRA impulsa estrategias como la reconversión productiva a partir del establecimiento de cultivos con mayor rentabilidad. Entre las principales alternativas se encuentran el aguacate, arándano, cacahuate, cacao, agave, coco y esparrago.

En redes de valor rentables como el mango, FIRA financia proyectos productivos para el establecimiento de huertas, maquinaria agrícola, sistemas de riego, maquinaria y equipo de proceso, construcción y modernización de empaques, capital de trabajo para mantenimiento de huertas y comercialización de mango, entre otras.

La propuesta de FIRA para 2020 en esta red de valor, es la implementación de un Esquema de Desarrollo de Proveedores que permita a los pequeños productores vincularse con la agroindustria y empresas comercializadoras presentes en el estado, de tal manera que puedan acceder al crédito, capacitación, asistencia técnica y transferencia de tecnologías que les ayuden a incrementar su productividad y rentabilidad.

En la próxima entrega, comentaremos sobre las acciones que las empresas nayaritas están realizando para incrementar su rentabilidad, lograr su modernización productiva y diversificar sus redes productivas con apoyo de FIRA, para impulsar el desarrollo del sector agroalimentario y rural.

*Guillermo Núñez Aispuro es residente Estatal de FIRA en Nayarit. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]