Ante un contexto económico y social en constante cambio, resulta necesario el diseño de esquemas de financiamiento acordes a las necesidades del mercado, que permitan la inclusión financiera de un mayor número de productores en el sector agropecuario.

A nivel nacional, en el sector forestal se estima una población de 10.87 millones de personas en 101,262 localidades; concentra el 0.2% del PIB nacional con una producción forestal maderable de 9 millones de metros cúbicos de madera en rollo (m3r), con un valor de la producción de 10,176 millones de pesos (mdp), según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En Quintana Roo, la principal actividad económica es el turismo, no obstante, el sector forestal registra una producción de 63,916 m3r de productos maderables con valor de 117.2 millones de pesos, ubicándose en el lugar 15 a nivel nacional, mientras que su producción de especies tropicales se ubica en el 5° lugar con el 11.7% del valor de la producción, representando un fuerte potencial de desarrollo.

Lo anterior, considerando que de las 4.45 millones de hectáreas de extensión territorial, el 84.68% es superficie forestal y de éstas, el 11.35% tienen manejo forestal autorizado, y el 3% cuenta con una certificación del manejo forestal.

Ante un contexto económico y social en constante cambio, resulta necesario el diseño de esquemas de financiamiento acordes a las necesidades del mercado, que permitan la inclusión financiera de un mayor número de productores en el sector agropecuario, dando atención a los de menores recursos.

Se trata, principalmente, en ejidos y empresas forestales comunitarias, en los cuales se requiere de una fuerte inversión para maquinaria y equipo de extracción forestal, de aserrío y transporte que les permita mejorar su productividad y su nivel de ingresos. Para ello, se requiere de esquemas de financiamiento y acompañamiento técnico que les permita acceder al crédito para fortalecer su desarrollo, impulsando el manejo forestal sostenible en beneficio de las comunidades.

Con la finalidad de fortalecer e impulsar el desarrollo del sector forestal, así como fomentar la inclusión financiera de ejidos y comunidades, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), ha diseñado diversos programas y esquemas de financiamiento en alianza con otras instituciones que permitan el acceso al crédito a un mayor número de productores del sector forestal; considerando que una de las limitantes para acceder al financiamiento es la disponibilidad de garantías por parte de los productores, FIRA en alianza con la Conafor creó el Fondo Nacional Forestal (Fonafor), el cual apoya con un fondo de garantías para que los productores puedan acceder al financiamiento en mejores condiciones.

Asimismo, en coordinación con el Banco de Desarrollo Alemán KFW, FIRA está impulsando el Programa de Inversión Forestal (Proinfor) para promover un mayor flujo de financiamiento a las Empresas Forestales Comunitarias (EFC) para activos fijos destinados a la producción primaria, aprovechamiento, transformación y comercialización de productos forestales maderables que permita mejorar su productividad e inducir un manejo sostenible de la producción forestal, buscando con ello conservar la biodiversidad, incrementar la producción forestal y mejorar el nivel de ingreso y las condiciones de vida de los productores.

El programa considera el acompañamiento técnico para las EFC participantes, brindando asistencia técnica orientada al fortalecimiento empresarial, certificación (FSC) en manejo forestal sostenible, desarrollo de habilidades y capacidades que las EFC requieran para el aprovechamiento, transformación y comercialización de sus productos.

*Juan Ramírez Cárdenas es residente estatal de FIRA en Quintana Roo y Christopher Guevara Durán es promotor de FIRA en la residencia estatal Quintana Roo. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jramirez@fira.gob.mx

cguevara@fira.gob.mx