Cuando la madre tierra da, lo hace manos llenas, el mezcal es una bebida premium que gana adeptos entre los aficionados terreno en el mercado nacional e internacional.

La iniciativa Mujeres del Agave y Mezcal cohesiona a un grupo de maestros y maestras productores de mezcal tradicional. Mediante una organización sin fines de lucro, busca y propone alternativas para el desarrollo comercial de las marcas participantes y el desarrollo humano de las comunidades donde se asientan las vinatas, palenques o destilerías.

En las familias productoras de destilados de agave que forman parte de esta organización, en las diferentes regiones de México, reproducen los conocimientos y saberes ancestrales sobre el uso de los agaves y la elaboración de bebidas destiladas, forman parte del valioso patrimonio que es necesario preservar, promover y desarrollar. Este es el fundamento de las metas y acciones emprendidas por la organización Mujeres del Agave y el Mezcal.

Esta iniciativa es coordinada a nivel nacional por Yolanda Ruiz, respaldada por más de una década de trabajo de gestión, organización, investigación y promoción del mezcal tradicional. El esfuerzo por preservar y promover la cultura del mezcal tradicional se traduce en el orgullo de representar a personas y marcas ganadores de premios internacionales como el Spirits Selection by Concours Mondial de Bruxelles

El mezcal y los destilados de agave y sotol representan la identidad mexicana y las Mujeres del Agave y Mezcal sintetizan la mexicanidad y la historia del campo mexicano. Maestras destiladoras y empresarias como Patricia, en Durango; Sabina, en Michoacán; o Dolores, en Guerrero, por mencionar algunas de las fantásticas mujeres que rompen los estereotipos machistas construidos en torno al mezcal tradicional. Muchas aprendieron el oficio de destilar con sus padres y abuelos, otras trabajan junto a sus esposos y algunas asisten y apoyan el trabajo de otros productores. Todas ellas guardan celosamente las recetas de la destilación artesanal y defienden ferozmente la tradición de sus comunidades y territorio.

La sabiduría ancestral que se ejerce cotidianamente en las actividades económicas rurales y la voluntad aguerrida de las Mujeres del Agave y el Mezcal los pilares del trabajo conjunto y la cohesión de intereses destinados a la producción sostenible y trazable de destilados de agave, el desarrollo humano de las regiones mezcaleras y la proyección comercial nacional e internacional.

En este México indómito, no se come de felicitaciones, las Mujeres del Agave y Mezcal hacen patria y reproducen la esperanza en el trabajo diario, cercano a la tierra y a la comunidad. Son tiempos difíciles y de retos inéditos, pero las Mujeres del Agave están listas como lo han estado siempre.

Querido lector, ejemplos como las mujeres del agave y el mezcal son esperanzadores, la cultura ancestral del mezcal surge con fuerza en estos tiempos de incertidumbre, hasta la próxima.  

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor