Las quejas y menciones de marcas en redes se van a los cielos durante la cuarentena, y es que de acuerdo a los resultados obtenidos del estudio Delivery, que recientemente realizó la firma Quantico, siete industrias cuyas ventas recayeron en las entregas a domicilio a raíz de la emergencia sanitaria, crecieron 547% en promedio en la conversación en redes sociales, comparado con periodos previos al aislamiento.

“La saturación del delivery generó un incremento en promedio del 10% de conversaciones negativas que se traducen en una sensación de insatisfacción por parte del cliente, aumentando del 47 al 57%; en donde el sector relacionado al mejoramiento del hogar fue el que mayor impacto negativo registró durante el periodo de aislamiento, con un incremento del 42%, mientras que únicamente las apps de delivery observaron una reducción en las menciones negativas al pasar de 56 a 46%”, dijo la firma.

Y es que las  industrias de supermercados, comida rápida, cuidado personal, mejora del hogar, tiendas departamentales, mensajería y apps de entrega han aparecido de manera constante en la conversación en redes sociales.

Una de las conclusiones del estudio realizado por Quantico refieren a que la intensidad de la demanda de los envíos a domicilio, desestabilizó las estructuras de logística de entrega y con ello las experiencias negativas se volcaron en los canales de comunicación de las marcas.

Los efectos del coronavirus siguen implacables, ahora le volvió a tocar al grupo hotelero Posadas otra baja en su calificación por parte de S&P.

Resulta que por segunda ocasión en menos de una semana, la agencia calificadora le ajustó la calificación de las senior notes de Grupo Posadas, a ‘D’ desde ‘CC’, debido al impago de 15.5 millones de dólares en intereses anunciado hace unos días.

Y es que la empresa incumplió con sus obligaciones financieras para conservar su liquidez y mantenerse operativa. Fue el 26 de junio cuando S&P le rebajó su nota crediticia a ‘CC’ desde ‘CCC+’ con revisión especial negativa.

Según la firma calificadora la reciente acción refleja “la opinión de que Posadas dejará de pagar una parte sustancial de sus obligaciones de deuda –dado que las senior notes representan más de 98% del total de la deuda– a su vencimiento, hasta que reorganice su estrategia operativa y reestructure su estructura de capital”.

Y es que el Covid-19 ha sido impactado y transformado al sector hotelero a escala mundial, por lo que seguirá observando cómo se va reestructurando Posadas y saliendo del bache a causa de la pandemia.

Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), sostuvo el 1de julio su Asamblea General Anual Ordinaria de Accionistas, en la cual, entre otros puntos, acordó redireccionar su fondo de recompra que no había ejercido hasta el momento, un total de 1,500 millones de pesos, para utilizarlos hasta dentro de un año, según informó en la Bolsa Mexicana de Valores. En pocas palabras no seguirá recomprando sus propias acciones.

El administrador del aeropuerto de Acapulco, entre otros, aprobó enviar la totalidad de las utilidades netas obtenidas al cierre del 2019, un monto de 5,247 millones de pesos, hacia la cuenta de utilidades pendientes por aplicar, con el objetivo de tener un reserva de liquidez.

La administradora de restaurantes Alsea suspendió sus compromisos crediticios durante un año, medida que será vigente desde este pasado 29 de junio hasta el 30 de junio de 2021.

La firma de los hermanos Torrado se comprometió a mantener un capital contable consolidado de 8,500 millones de pesos, así como niveles mínimos de liquidez, que se revisarán mensualmente.

Además, Alsea podrá acceder a deuda adicional, para responder ante cualquier necesidad de liquidez durante la contingencia. Logró refinanciar los contratos de crédito de corto plazo existentes al cierre de mayo de 2020, extendiendo los compromisos de pago al 30 de junio del 2021.