En el artículo anterior, se exploraron áreas atendidas por las visiones estratégicas de empresas que en el sector agrícola mediante el uso de la agricultura intensiva están marcando liderazgo en la generación de valor para sus mercados objetivo

En esta segunda parte, comentaré dos temas complementarios e igual de importantes que los inicialmente comentados, que permiten definir el nivel de competitividad para cada empresa involucrada y que vale aclarar que no todas alcanzan los mismos resultados.

El primero es lo que consultores dedicados al coaching empresarial definen como el combustible que mantiene al líder motivado a realizar acciones estratégicas: la pasión, vista como la energía interna que provoca mantener una mente flexible y abierta al cambio y es capaz de materializar la visión de la empresa anteponiendo los logros económicos, los intereses de todos sus stakeholders , Arana, 2008 .

El segundo está constituido por tres jugadores cuya conjugación permite incrementar o reducir los resultados económicos para la empresa y que evalúan el impacto de mi competitividad en la economía de nuestra organización.

La velocidad de riqueza, que en términos llanos se puede medir por la productividad lograda en toneladas producidas en el ciclo (primera calidad) /capacidad instalada de las instalaciones actuales. Este cociente nos permite medir a qué velocidad corre mi empresa generando valor para mis mercados.

La estructura de costos, lograda por la empresa a lo largo de la cadena de suministro, donde cuidando los estándares de calidad solicitados por la empresa tractora, las empresas que consiguieron minimizarlos mostraron los mejores márgenes de utilidad.

Manejo de inventarios. Aquellas empresas que se ocuparon en el manejo eficiente de sus inventarios vivieron uno de dos escenarios: sus utilidades quedaron en los almacenes o éstas llegaron a sus cuentas bancarias.

Las empresas entrevistadas señalaron que los resultados y competitividad de su firma son consecuencia del nivel de conocimientos y competencias laborales de todos y cada uno de sus equipos de trabajo, a través de los cuales su nivel de involucramiento en las estrategias es determinante para materializar la trascendencia de su empresa en el tiempo; en consecuencia, la capacitación es un elemento que debe programarse necesariamente como un insumo clave.

¿Te interesaría ser parte del gremio de empresarios del sector agroalimentario que han hecho de la estrategia un estilo de vida? Acércate al Centro de Desarrollo Tecnológico Salvador Lira López de FIRA para que nuestros productos y servicios de capacitación y transferencia tecnológica apoyen a tu equipo de trabajo a comprender y comulgar con tu visión empresarial, logrando a corto y mediano plazos una disciplina para actuar con proactividad y con una mentalidad de búsqueda de las necesidades. ¡Te invitamos! Y te apoyamos a desarrollar programas de formación profesional en tus equipos de trabajo.

*Noé Gómez Avendaño es jefe de departamento en el Centro de Desarrollo Tecnológico Salvador Lira López de FIRA en Morelia, Michoacán. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

ngomez@fira.gob.mx