En el primer trimestre del 2018 me reuní con empresarios dedicados a la exportación de frutas y hortalizas que asistieron días antes a una conferencia de planeación estratégica, en la cual funcionarios de FIRA abordaron, entre otros temas, el dinamismo mostrado por el sector primario en México durante los últimos cuatro años

Los rostros de los empresarios denotaban orgullo personal, empresarial y nacional por sentirse parte activa del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) primario registrado en dicho periodo, equivalente a 12.6%, independientemente de haber contado con 1, 2 o más hectáreas en producción.

Cabe señalar, que el crecimiento del PIB primario fue impulsado por las exportaciones, principalmente de frutas y hortalizas, así como por las excelentes cosechas de granos básicos; las exportaciones de frutas y hortalizas registraron una tasa media anual de crecimiento (TMAC) de 11.2%, mientras la TMAC total agropecuaria fue de 7.7% en el periodo del 2012-2016 .

Durante la reunión que comento, se abordaron temas sobre el modelo de negocio que cada empresa ha madurado, en lo particular, o como parte de las reglas estipuladas por las industrias tractoras; de las cuales, son proveedores y parte fundamental de una cadena de suministro que atiende mercados en todo el mundo, mostrándose como una generación de empresarios que podemos calificar como estrategas ante las tendencias de los mercados mundiales.

Las empresas analizadas mostraron los siguientes elementos de coincidencia:

Se enfocan en objetivos socialmente responsables donde los consumidores finales, la ecología, sus empleados, su responsabilidad contributiva son igual de importantes que los objetivos de la rentabilidad de su empresa.

Están ocupados por evaluar escenarios que les facilite anticiparse a la toma de decisiones generalizada en su industria, con ello, los podemos calificar como innovadores y líderes tecnológicos.

Se muestran convencidos de la necesidad de alianzas con proveedores de bienes y servicios que  permita un uso eficiente de sus activos productivos clave y la realización de actividades  también clave dentro de su modelo de negocio.

Su planeación estratégica considera la necesidad de reflexionar sobre dos variables importantes: la relación de negocios con su empresa tractora y sus actuales canales de distribución; las estrategias que atiendan dichas variables valen recursos económicos considerables dentro de los márgenes de rentabilidad obtenidos por su empresa.

En el siguiente artículo abordaremos el resultado de los modelos de negocio, donde tres elementos prevalecen y facilitan la evaluación del nivel de competitividad frente a la competencia y los cuales son alcanzados por el modelo de negocio mostrado, tan visionarias de “cómo lograr un futuro próspero para sus organizaciones”.

*Noé Gómez Avendaño es jefe de departamento en el Centro de Desarrollo Tecnológico Salvador Lira López de FIRA en Morelia, Michoacán. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.