Las estimaciones dadas a conocer en el mes de enero del 2015 por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés) prevén que la producción mundial de azúcar se ubique en 172.15 millones de toneladas al cierre del ciclo 2014-15.

Este volumen representa una reducción en la producción de 1.5% con respecto al ciclo previo. La disminución en la producción de Brasil, Tailandia y China ocasionará una reducción anual de 2.5 millones de toneladas en la oferta mundial del edulcorante.

En Brasil, principal productor mundial de azúcar, la disminución en las estimaciones de producción se asocian, por un lado, a condiciones de sequía, menor rendimiento y menor porcentaje de caña destinada a la producción de azúcar, así como mayor volumen de caña destinada para la elaboración de etanol. Esto debido a que se contempla la implementación de un impuesto a la gasolina, de modo que los consumidores preferirían el etanol como combustible vehicular. Por otra parte, la demanda mundial de azúcar ascienda a 171.9 millones de toneladas, es decir, 2.2% mayor que en el ciclo previo. El consumo humano representa 99.5% de la demanda del dulce.

En ese sentido, los inventarios finales de azúcar se reducirían 3.2% a tasa anual, para ubicarse en 42.2 millones de toneladas, lo que representa una proporción de 24.6% en relación con el consumo global. Asimismo, el USDA prevé una disminución en el comercio mundial de azúcar, principalmente por reducciones en las exportaciones de Brasil e India. En resumen, durante el 2014 y el 2015 la producción mundial de azúcar sería mayor al consumo global por quinto año consecutivo.

Como resultado de una menor oferta mundial y de una menor relación inventarios-consumo, los precios del azúcar en el mercado internacional han reportado una ligera recuperación en los primeros días del 2015. Durante diciembre del 2014, el precio del azúcar estándar (contrato 11 en Nueva York) se ubicó en 360.3 dólares por tonelada.

*Miguel Gerardo Ochoa Neira es subdirector de Análisis del Sector en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]