La estrategia emprendida por FIRA para captar recursos adicionales obedece a que, derivado de la reforma constitucional de 1993 que otorgó autonomía al Banco de México, se estableció que el banco central podría fondear con sus recursos al FIRA hasta el 2013, lo que a su vez dio oportunidad a que la Institución pudiera salir al mercado a buscar financiamiento de los inversionistas para apoyar el crecimiento de su cartera de crédito.

En ese sentido, FIRA ha dado un gran paso a la autosustentabilidad manteniéndose como una banca de fomento competitiva y adaptando su operación para otorgar mejores servicios a la población del medio rural a través del desarrollo de nuevos productos en su portafolio de negocio para que sus intermediarios financieros bancarios y no bancarios puedan incrementar y potenciar los recursos de ésta institución, induciendo al crédito a más productores y empresas en el campo.

Así, para el cierre de junio del 2017, la captación de FIRA obtenida en el mercado bursátil representó alrededor de 90% del total de sus pasivos. Dicha captación permitió un crecimiento anual de 7% en términos reales del saldo de crédito destinado al sector objetivo, al ubicarse en 116,971 millones de pesos.

Este monto equivale a 62% del saldo de cartera de la banca comercial dirigida al sector agroalimentario y forestal, de acuerdo con cifras publicadas por Banxico.

En los próximos años, se prevé que las emisiones de deuda en el mercado bursátil continúen siendo un factor importante en el ritmo de crecimiento de la cartera de crédito destinada al sector agropecuario, lo cual está en congruencia con la estrategia del Plan Nacional de Desarrollo (PND) de ampliar el acceso al crédito a través de la banca de desarrollo.

Para lograr este cometido, será fundamental mantener la presencia de FIRA en el mercado de deuda y así consolidar a los valores emitidos por la Institución como una atractiva alternativa de inversión que permita una mayor diversificación de riesgos a los participantes del mercado de valores.

La consolidación de FIRA deberá reforzarse con acciones encaminadas a diversificar las fuentes y alternativas de fondeo. Cabe señalar que a la par de las emisiones realizadas en el mercado bursátil durante estos cinco años, FIRA ha contratado otro tipo de pasivos como líneas de crédito tanto con entidades nacionales como con organismos financieros internacionales, además de ampliar el número de emisiones que se realizan de manera directa con inversionistas institucionales.

Sin duda, la incursión de FIRA en el mercado de deuda bursátil ha sido exitosa en su objetivo de captar recursos del público inversionista y canalizarlos al financiamiento de un sector prioritario para la economía nacional como lo es el agropecuario.

Enhorabuena por estos cinco años de FIRA como emisor recurrente en el mercado bursátil, cuya estrategia financiera contribuye en el desarrollo económico del país.

*Efraín Fernández Palacios es especialista en la Subdirección de Promoción de Productos y Servicios de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]