En la primera parte del artículo se indicó que, en México, las personas empleadas en la agricultura representan 13.4% del total. Corresponden a actividades agrícolas 19.2% del empleo masculino y 3.5% del empleo femenino

La Cepal divide el empleo de las mujeres en productoras agrícolas, asalariadas agrícolas y mujeres con empleo rural no agrícola y, de acuerdo con el Banco Mundial, la proporción de mujeres empleadas en el sector no agrícola en el 2011 fue de 39.6 por ciento.

En el mismo sentido se indicó que en el Programa Institucional de FIRA 2013-2018 se establecieron acciones para contribuir en los avances de equidad de género, ampliar el financiamiento a las mujeres, mediante los servicios de garantías de crédito y otros apoyos de fomento.

De manera específica, los programas de atención son el Microcrédito productivo con el propósito de incrementar la cobertura del financiamiento de bajo monto en el sector rural, a personas físicas en edad productiva que cuenten con proyectos de toda actividad comercial, industrial, agrícola, ganadera, pesquera, silvícola o de servicio, enfocado al emprendimiento de pequeños negocios de jefas de familia.

Otro de los programas corresponde al de Agricultura Familiar para financiar unidades productivas de baja escala que utilizan predominantemente mano de obra familiar con parte de su producción orientada al mercado. Su propósito es fomentar la cobertura de crédito con acompañamiento tecnológico, bajo un esquema de administración de riesgo, sustentabilidad ambiental y equidad de género.

El Financiamiento Tradicional es otro de los programas de crédito y garantías para las actividades del sector agroalimentario en su conjunto y otras actividades económicas diferentes a las agroalimentarias que se desarrollan en localidades que no excedan 50,000 habitantes.

Como resultado de la implementación de dichas acciones, en el 2017 FIRA otorgó créditos a 1 millón 140,841 mujeres, con un monto de crédito por 51,319.8 millones de pesos. De las mujeres acreditadas, 92% pertenece al segmento de la microempresa. Asimismo, 89% recibió apoyó a través del programa de microcrédito productivo, 10% con programas de financiamiento tradicional y 1% con el Programa de Agricultura Familiar.

En este contexto es que FIRA participa en los avances de equidad de género al ampliar el acceso de las mujeres al financiamiento mediante sus servicios de garantías de crédito y otros apoyos de fomento.

Finalmente, con la finalidad de abrir mayores espacios de participación para las mujeres en el entorno financiero y económico del país, FIRA continuará promoviendo el fortalecimiento y desarrollo de productos de financiamiento adecuados y especializados, que incorporen la perspectiva de género y promuevan la inclusión financiera de las mujeres en nuestro país.

*Angélica Fermoso Gómez y Ramiro Campos Meraz son especialistas de la Subdirección Técnica y de Redes de Valor y, de la Subdirección de Programas y Proyectos en FIRA, respectivamente. La opinión es responsabilidad de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]