Actualmente, la mayoría de las personas en el mundo está conectada a Internet. Se estima que más de 50% de la población mundial, equivalente a 4.2 billones de personas, tiene acceso a Internet y de manera anual la penetración de usuarios crece entre 5 y 6 por ciento. Si se considera solamente a las personas con más de 14 años de edad, la penetración de servicios de Internet aún es mayor, se encuentra entre 65 y 70% de la población mundial. Si se hace foco sólo a los teléfonos móviles inteligentes, la penetración a nivel mundial se encuentra ligeramente arriba de 70 por ciento. Se presume que durante el 2019 se hayan realizado 117 billones de descargas en aplicaciones, las cuales continúan creciendo a tasas de 10 por ciento.

La generación de información es enorme. Actualmente con los 4.2 billones de usuarios de Internet, se estima que cada minuto se ven más de 100,000 horas de video en Netflix, se ven más de 4.5 millones de videos de YouTube, se envían más de 475,000 tuits, se cargan más de 50,000 fotografías en Instagram y se reproducen más de 800,000 canciones en Spotify. Cualquiera de estos servicios supera al día la información que se había generado de manera anual en el 2003, que ascendía a 5 exabytes.

La información seguirá aumentando y el análisis de datos y la inteligencia artificial serán cruciales para poder sacar provecho a toda esta información. Otro dato interesante es que actualmente el gasto en publicidad de las empresas se estima que esté cercano a los 800,000 millones de dólares con crecimientos de 5 a 7 por ciento. Los medios digitales ahora representan 70% de este gasto comparado con 30% que representaban hace 10 años. Entonces, ¿cómo se pueden monetizar estos datos? ¿Qué empresas están sacando ventaja y en cuáles se puede invertir?

Existen varias oportunidades de inversión. En algunos segmentos del mundo de Internet, se estiman crecimientos de doble dígito para los próximos cinco años, principalmente en empresas enfocadas a comercio electrónico, publicidad digital, almacenamiento de datos a través de la nube y servicios bajo demanda. Se observan tres tendencias clave a futuro: la especialización de las búsquedas en diferentes sitios de Internet, el consumo a través del análisis de datos e inteligencia artificial generando contenido customizado con cero clics; por último, los videos remplazando a las imágenes en temas de comunicación y consumo. Hay empresas que se desenvuelven en estos campos y son atractivas para invertir; sin embargo, en un sector tan dinámico como el de Internet, es difícil hacer predicciones que se mantengan vigentes durante los próximos 10 años. Las inversiones en startups se deben tomar en cuenta, pero se recomienda hacer una cartera diversificada con enfoque en empresas que puedan beneficiarse de las tendencias antes mencionadas y que tengan un tamaño significativo para poder resistir a presiones regulatorias, aprovechar economías a escala, ser intensivas en inversiones y poder consolidar empresas disruptivas de menor escala. La regulación seguirá siendo un factor importante en la evolución de este sector, aunque existe una mayor preocupación sobre la regulación excesiva que impida la consolidación que hasta ahora ha sido clave para acelerar el crecimiento y los márgenes de las empresas.

Facebook, Alphabet, Uber, Snapchat y Amazon, entre otras, pueden considerarse como alternativas de inversión ya que cumplen con las características antes mencionadas. Antes de hacer cualquier inversión hay que acercarse a un asesor de inversiones para saber sobre las alternativas que existen y que éstas se ajusten con el perfil de riesgo y el portafolio.

*El autor es Equity & Fixed Income Securities Corporate & Investment Banking.

[email protected]