El sector energético podría traer más inversiones que el propio Pemex, al mando de Octavio Romero Oropeza, y no parece reactivarse.

Derivado de la reforma energética, la Comisión Reguladora de Energía y la Secretaria de Energía, en el 2016, calcularon que en los próximos 15 años México obtendría una inversión total de 120,000 millones de dólares en infraestructura del sector eléctrico (generación, distribución y transmisión) con un promedio de inversión de 8,000 millones de dólares anuales.

Alrededor de 95,000 millones de dólares corresponderían a necesidades de generación eléctrica, de la cual se necesitarían destinar alrededor de 75% a energías limpias para poder alcanzar las metas de generación con energía limpia de la Ley de Transición Energética.

Sin embargo, el gobierno federal, bajo la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador no parece reactivar las licitaciones y condiciones para impulsar al sector, y de acuerdo con las fechas, podría incurrir en incumplimiento de la Ley de Transición Energética.

Hablamos de que los compromisos son para el 2024 cuando habría que tener 35% de las energías en sistemas llamados limpios, y 65% de gas.

Es decir, en la actualidad, la CFE, que comanda Manuel Bartlett, tendría que haber realizado las inversiones directamente y tendrían que haber llegado a buen puerto los proyectos de las primeras tres subastas de largo plazo. Sin embargo, hoy sólo en Quintana Roo hay cerca de 3 GW que no se han levantado.

El argumento de la actual administración ha sido que se necesita revisar todo el proceso, pero, de acuerdo con los especialistas, un año sería más que suficiente para realizarlo, de lo contrario se caería en incumplimiento dado que los tiempos no alcanzarían.

Aunque no hay una multa monetaria como tal, sería una falla muy grave de planeación del gobierno federal y se tendría que tomar medidas remediales urgentes.

No es para menos si consideramos que por la cancelación de las subastas de largo plazo y obras de transmisión importantes, se ha frenado la inversión en el sector eléctrico. Y aunque la CFE está tomando pasos para realizar otros mecanismos de inversión, como Pidiregas, habrá que esperar cómo se desarrollan.

Los privados también pueden continuar con sus inversiones en generación, pero deben buscar otros mecanismos que no sean las subastas con la CFE. Y no se ve una certeza jurídica real.

EN PRIVADO. Nos aseguran que, a partir de ayer y durante la próxima semana, habrá reuniones privadas entre empresarios y la Secretaría de Hacienda, que encabeza Arturo Herrera. Los temas a tratar son cinco; la deuda de Pemex y la de CFE, donde no parecen cuadrarle al gobierno los números, pero tampoco se contemplan asociaciones con privados. Aunado a ello, el tema de gas continental, dado que su escasez pone en jaque a los industriales.

En cuanto al tema del IEPS en el diésel de la minería y ferrocarriles, mismos que se instauraron hace seis y cuatro meses, respectivamente. El objetivo será revisarlo a la baja, y demostrar que la recaudación fiscal de ambos gremios, como se venía dando, es correcta y viable.

Por lo que hace a la compensación universal, los empresarios buscan que regrese a como se venía trabajando antes de diciembre del 2018, argumentando que es a las pymes y microempresas a quienes más les ha afectado dicha medida. ¿Será qué se pueda lograr algo a favor de un país? Ojalá que sí.

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.