El día de ayer la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó, por mayoría de votos, el dictamen y el acuerdo del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), que determinaba que Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, mejor conocido como el Bronco, no había cumplido con el porcentaje de apoyo ciudadano requerido para ser candidato independiente a la Presidencia de la República.

El pleno del TEPJF consideró fundado el alegato del gobernador con licencia de Nuevo León, en el sentido de que no se le permitió verificar conjuntamente con la autoridad electoral la totalidad de los apoyos que fueron considerados inválidos. Además de que se le negó el derecho de una defensa adecuada, dado que el procedimiento para registrar las credenciales, a través de una aplicación, le impidió contar con argumentos y pruebas a su favor.

En síntesis, todo indica que el INE realizó acciones unilaterales, carentes de motivación y fundamentación, por lo que fue procedente restituir al Bronco sus derechos; ordenando que se tenga por cumplido el requisito relativo al número de firmas que necesitaba para su postulación y considerando las afectaciones que se le hayan generado, dado que las campañas ya iniciaron.

Una vez más en nuestro país los vicios procedimentales en los que incurren las autoridades quedan en evidencia. Esta vez tocó en materia electoral. Estamos ante una importante lección.

Todo lo relativo a los candidatos independientes a la Presidencia de la República es un nuevo tópico. Esto me parece atenuante para las acciones y omisiones del INE, cuyos consejeros a mi parecer han actuado de buena fe.

Muchos presumimos que los tres aspirantes independientes hicieron trampa; lo cierto es que el mecanismo para el registro de los apoyos no fue óptimo. Habrá que trabajar en el perfeccionamiento del sistema.

Por otra parte, todo indica que el criterio del TEPJF también beneficiará a Armando Ríos Piter, por lo que es muy factible que acceda a la boleta electoral en los próximos días. De esta forma, quienes están bajo sospecha de ser tramposos se habrán salido con la suya. Sus metas y objetivos no quedan claros; incomprensiblemente desean invertir tiempo y recursos en una competencia que ya saben que perderán, ¿por qué lo hacen y a cambio de qué? Así de absurda y turbia resulta en ocasiones la democracia.

Es importante destacar que el fallo del TEPJF no pone a salvo a Jaime Heliodoro Rodríguez, ni a Armando Ríos Piter, de las investigaciones que realiza la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), por el presunto uso de firmas falsas. Muchos mexicanos estaremos expectantes de que se llegue al esclarecimiento de los hechos y, si resulta que tienen responsabilidad, esperamos que se ejerza acción penal en contra de ambos; e incluso en contra de Margarita Zavala, que también está bajo averiguación. Aunque los tres ya se desmarcaron, alegaron desconocimiento y trasladaron la culpa a quienes resulten responsables al interior de sus equipos de trabajo.

Lo cierto es que los independientes no nos quitan el sueño en esta contienda. Los tres punteros acaparan nuestra atención. ¡Que esta sea una experiencia legal que permita enriquecer nuestro sistema electoral y brinde certeza en el futuro!

@Ernesto_Millan

ErnestoMillán

Columnista

Molinos de Viento

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de México. Maestro en Dirección y Gestión Pública Local por la Unión Iberoamericana de Municipalistas. Ha ocupado diferentes cargos en gobierno federal, estatal y municipal por más de 20 años. Es Secretario Técnico del Consejo Consultivo de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm) y Consejero Jurídico de la Comisión Unidos Contra la Trata A.C.