Para la industria de la carne en México, no es novedad enfrentarse a altas y bajas de precios por parte de sus proveedores de ganado para engorda, derivado de múltiples factores tanto internos como externos, que afectan la oferta y demanda del producto.

Estos fenómenos pueden ser muy diversos, dentro de los que se pueden citar, por ejemplo, sequías severas que afectan el inventario ganadero nacional y la apertura o cierre del mercado de exportación, derivado principalmente de políticas comerciales; sin embargo, los precios registrados a lo largo del 2014 presentan un comportamiento fuera de serie caracterizado por alzas recurrentes que llevó a los precios del kilogramo de carne del novillo en pie de 32.03 a 39.62 pesos.

Por su parte, los precios de futuro a abril 2015 de ganado finalizado, por citar un ejemplo, pasaron de 38.31 pesos por kilo en enero de 2014 a 52.6 pesos en diciembre del mismo año. Esta alza de más de 37%, que es benéfico para algunos ganaderos que contaban con inventarios importantes, tiene un fuerte impacto para la mayoría de las empresas engordadoras, las cuales vieron incrementos constantes en el precio del ganado que necesitaban adquirir para reabastecer sus corrales una vez cumplido el ciclo de cada engorda.

Ante estos cambios en la tendencia de los precios que resultan ser impredecibles, existen en el mercado de futuros herramientas que permiten a las empresas minimizar el impacto negativo de la variación de precios, o tomar a su favor las ventajas que les ofrece en ciertos momentos el mercado. Una de las alternativas es la compra de coberturas de precios mediante opciones, que permite tanto a las empresas productoras de ganado como a las engordadoras, desde antes de iniciar su ciclo productivo, fijar el precio de venta futura de su producto (ganado para engorda o ganado finalizado), o fijar el precio de compra de su proveeduría, en el caso de engordadores; es decir, del ganado por comprar para ciclos de engordas futuras. Esto reduce al mínimo los riesgos de una fluctuación adversa de precios.

Las opciones ofrecen a su propietario, el derecho a comprar (call options) o vender (put options) un activo determinado a un precio fijo en algún momento en el futuro. Así, si hablamos de acciones de una empresa, una opción de compra sobre una acción de dicha empresa nos proporcionaría el derecho de adquirirla a un precio fijo establecido en la cobertura (precio de ejercicio, precio de cierre o strike price), durante un plazo máximo establecido.

En la segunda entrega ejemplificaré su aplicación en el mercado de ganado y los propósitos que se cumplirían con la utilización de coberturas.

*Ariel Argueta Sánchez y Jerges Trujillo Batiz son especialista y subdirector de la Subdirección Regional de Promoción del Norte de FIRA. La opinión es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected] y [email protected]