Durante la primera década del siglo actual se empezó a consolidar, a nivel mundial, una de las iniciativas más importantes de acceso a la información del Estado por parte de los ciudadanos: open government (gobierno abierto). Esta iniciativa ubica al conocimiento y a la transparencia del gobierno como un bien público prioritario

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define gobierno abierto como la transparencia de las acciones que realiza un gobierno, la accesibilidad a los servicios e información pública y la capacidad de respuesta del gobierno a las nuevas ideas, demandas y necesidades , (OCDE, 2005). La iniciativa open government promueve la participación activa de los ciudadanos en el desarrollo de las políticas públicas de un país.

Las finalidades de un gobierno abierto son aumentar la transparencia y el acceso a la información de datos de la administración pública, incentivar la participación ciudadana en el diseño, reestructuración e implementación de políticas públicas y facilitar el debate público informado. Esto se logra poniendo a la disposición del público en general datos provenientes de la administración pública. Dichos datos pueden contener información de programas sociales, gasto de gobierno y servicios públicos. Entonces, esta tendencia abre una puerta al conocimiento e innovación ya que, al permitir la disponibilidad de una gran diversidad de datos, ofrece a la academia, a las ONG y demás actores la oportunidad para estudiar el quehacer gubernamental (Cepal, 2014).

El Índice Global de Datos Abiertos del sector público, para países de la OCDE, mide la disponibilidad de datos producidos por el sector público en formato abierto, la accesibilidad de dichos datos y el apoyo proactivo del gobierno en el fomento para la utilización innovadora de los datos. Su escala va del cero al uno, donde uno representa las mejores prácticas de gobierno abierto, y cero las peores prácticas. Dicho índice posiciona, en el 2014, a Corea (0.98), Francia (0.92), Reino Unido (0.83) y Australia (0.81) como los países con los índices más altos; en contraste, Polonia (0.13), Suecia (0.24) y Países Bajos (0.35) presentan los más bajos. México, con 0.66, se posiciona por arriba de la media (0.58) del Índice Global. De hecho, tiene una mejor valoración que países como Japón (0.60), Chile y Bélgica (0.54), y se ubica muy cerca de Estados Unidos (0.67).

Las nuevas tecnologías de la información y comunicación sobre todo el Internet están potenciando la tendencia open government data (datos abiertos de gobierno). En esta línea, el gobierno de México creó la plataforma de gobierno abierto http://datos.gob.mx/ para detonar la innovación y el conocimiento en la sociedad a través del acceso y manejo de los datos generados por las dependencias de gobierno. En la próxima columna, hablaré del impacto del gobierno abierto en las políticas públicas.

*Claudia Graciela Cervantes Rodríguez es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

ccervantes@fira.gob.mx