De acuerdo con el “Atlas del Agua en México 2016”, publicado por la CONAGUA, el agua renovable per cápita para México, en el 2015, es de 3,692 m3 anuales por persona. Por región hidrológico-administrativa (RHA) se presenta una gran variación, por la disponibilidad de agua en cada una de ellas y por su población, con valores de 18,852 m3 en Frontera Sur, hasta 1,004 en Río Bravo y 148 en Aguas del Valle de México.

Las regiones Golfo Centro, Pacífico Sur, Frontera Sur y Península de Yucatán (sureste) cuentan con 67% del agua renovable del país, 23% de la población, y aportan 20.2% del PIB nacional.

Por su parte, las regiones ubicadas en el norte, centro y noroeste, cuentan con 33% del agua renovable, 77% de la población, y aportan 79.8% del PIB nacional. Así, el agua renovable per cápita en las regiones del sureste es siete veces mayor que en el resto del país.

Las proyecciones para el año 2030 prevén que el volumen de agua renovable per cápita nacional se reduzca 12% con respecto al 2015.

En las regiones Península de Baja California y río Bravo alcanzará niveles inferiores a 1,000 m3, ubicándose en la clasificación de escasez, mientras que en la región Aguas del Valle de México será menor de 500 m3, con la clasificación de absoluta escasez, de acuerdo con el índice Falkenmark.

En el 2015, el grado de presión, estimado como porcentaje del agua utilizada respecto al agua renovable, es de 19.2% para México y por RHA, presenta valores de 138.7% en Aguas del Valle de México hasta 1.7% en Frontera Sur.

La huella hídrica del mexicano en el 2011, entendida como el agua involucrada en su vida cotidiana, se estima en 1,978 m3 (42.8% mayor al promedio mundial) y se compone de 86% para alimentos y bebidas, 6% otros productos agropecuarios (pieles, algodón), 5% consumo doméstico y 3% productos industriales. Por producto, 15% corresponde a carne de res, 13% a maíz y 11% a lácteos. La huella hídrica del maíz en México es de 2,271 l/kg, valor muy superior al promedio mundial. Producimos menos con más agua.

Del agua concesionada en el 2015, 76.3% fue para uso agrícola. La productividad económica (valor de la producción entre el volumen de agua, pesos/m3) del agua concesionada a través de los Distritos de Riego, por RHA, presenta valores que van desde 7.9 en Frontera Sur, hasta 0.9 en Río Bravo y con un valor de 4.2 pesos/m3 a nivel nacional.

Para reducir la huella hídrica es necesario modificar los hábitos de consumo y hacer un uso más eficiente del agua involucrada en todas las actividades humanas, con prioridad en aquellas de mayor consumo.

*Antonio Juárez Magaña es especialista en la Subdirección de Análisis del Sector en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]mx