En esta región existen cerca de 800 explotaciones de tipo empresarial y familiar o de traspatio, con hatos ganaderos de diversos tamaños y grado tecnológico, destacando el hecho de que la lechería empresarial contribuye con 95% de la producción regional, misma que se caracteriza por su alto grado de especialización en sus diversos procesos de producción y nivel tecnológico, que permite lactancias que van desde los 8,500 litros hasta los 12,200 litros por vaca por año (28 a 40 litros/día/vaca) con estándares internacionales de calidad.

Sin embargo, los productores están conscientes de la necesidad de permanentemente mejorar en las áreas técnicas y administrativas como punto de partida para elevar la rentabilidad de esta importante actividad en la región.

Para lograr esos estándares de calidad y eficiencia en la producción, el grado tecnológico que se utiliza es, sin duda, de lo más moderno que existe en el mundo, muchas de las tecnologías son provenientes de Estados Unidos, Israel, Nueva Zelanda y Canadá, con especial énfasis en el ganado Holstein de alta calidad genética ligado a la generación de sus propios remplazos que minimiza la introducción de problemas zoosanitarios al país y a la región.

El empleo total de inseminación artificial con identidad genética o semen sexado ayuda a mejorar el equilibrio de la producción, teniendo especial cuidado en la calidad de la nutrición y calidad de sus ingredientes para las vacas en producción, lo cual permite que se realicen ordeñas de dos a tres veces por día, utilizando sistemas automáticos modernos que permite a los productores tener un manejo eficiente de las vacas en producción, con salas de ordeño equipadas con nebulizadores para refrescar el ambiente del ganado durante el proceso de ordeña, lo cual reduce de forma significativa el estrés calórico de las vacas previo y durante la ordeña; adicionalmente, el empleo de podómetros para el monitoreo del movimiento, descanso, confort y posibles problemas de salud, así como la reciente utilización de collares para monitorear la ingesta alimenticia y celo, contribuyen a lograr una alta eficiencia en el manejo y control del ganado durante todo el proceso de producción de leche.

La alta inversión que se requiere para lograr tener la tecnología antes referida en los establos de la región de La Laguna permite obtener parámetros productivos regionales superiores con relación a los promedios nacionales; entre algunos de los parámetros que podemos comentar está tener un mayor contenido de proteína, que es de aproximadamente 31 gramos o más respecto a los 28 o 29 gramos del promedio nacional, una mayor cantidad de grasa, que es de 33 gramos o más respecto 32 gramos de promedio nacional y un bajo conteo de células somáticas en la leche. Además de tener un desecho inducido de 25% respecto a 20% o menos que se tiene a nivel nacional.

Hasta aquí una breve descripción general de la producción de leche en la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango, en la segunda parte comentaremos sobre el momento actual de la actividad.

*Armando Caldera Orozco y Joel Muñoz Herrera son el residente estatal y especialista, respectivamente, en la Residencia Estatal de FIRA en Coahuila.