La suspensión abrupta de la Oferta Pública Inicial de Ant Group puede reflejar el descontento de las autoridades chinas por un discurso reciente del accionista controlador del conglomerado fintech, Jack Ma, quien criticó las regulaciones financieras que él cree que muestran una comprensión y un apoyo insuficientes para la innovación fintech. ¿Ma tiene razón?

NUEVA YORK - El conglomerado chino de fintech Ant Group, conocido por su plataforma de pagos digitales y otros servicios financieros en línea, acaba de ser frenado en seco, luego de que los reguladores chinos suspendieran el lanzamiento de su cotización pública simultánea, originalmente programada para hoy 5 de noviembre, en las bolsas de valores de Hong Kong y Shanghai.

La suspensión posiblemente sea una respuesta al discurso reciente de Jack Ma, el accionista controlador de Ant Group, quien criticó las regulaciones financieras que él cree que muestran una comprensión y un apoyo insuficientes para la innovación fintech.

La Oferta Pública Inicial (OPI) de Ant Group iba a ser la más grande de la historia, superando a la de Saudi Aramco (25,600 millones de dólares, cuando cotizó por primera vez en diciembre pasado), y la prima hermana de Ant, Alibaba (25,000 millones de dólares en su debut en la Bolsa de Nueva York, en 2014). Con base en el prospecto de la OPI de Ant Group, la compañía apunta a recaudar 34,400 millones de dólares (aproximadamente el 11% de sus acciones). Con una valoración de mercado total proyectada en 313,400 millones de dólares, Ant sería la tercera compañía más grande que cotiza en China y la doceava compañía más grande del mundo que cotiza en Bolsa, superando a JPMorgan Chase.

¿Ant todavía romperá el récord mundial si se reanuda su OPI? Si la suspensión va acompañada de nuevas restricciones regulatorias sobre sus actividades comerciales, su valoración de mercado ciertamente puede disminuir, pero Ant ha demostrado creatividad y tenacidad en su corta historia. Aprovechando la popularidad de su aplicación de pago digital en China, se ha expandido con éxito a la venta de fondos mutuales, productos de seguros y otros servicios financieros. Además del potencial de crecimiento en cada uno de sus negocios actuales, Ant tiene otras oportunidades de crecimiento.

Por ejemplo, Ant tiene algoritmos internos para generar puntajes informativos sobre los riesgos crediticios para los usuarios de pagos digitales, que incluyen y también se extienden más allá de aquellos que compran o venden regularmente en línea. La calificación crediticia, cuando las autoridades reguladoras de China lo permiten, puede ser un nuevo negocio independiente que atienda a las empresas de la cadena de suministro, los propietarios, los bancos y los empleadores.

La expansión en el extranjero es otra área de crecimiento potencial. En comparación con la dominancia de Ant en las finanzas electrónicas nacionales, su negocio en el extranjero es pequeño. Sin embargo, con sus potentes algoritmos y conocimientos técnicos, debería poder encontrar la demanda del mercado en muchos otros países, especialmente si puede ganarse la confianza de los reguladores extranjeros y aprovechar la expansión internacional de Alibaba.

Las recientes restricciones impuestas a las empresas chinas por parte de Estados Unidos e India son un recordatorio de que las perspectivas de Ant en el extranjero pueden depender de dinámicas geopolíticas fuera de su control. Los reguladores chinos tendrán un impacto aún mayor en cuánto pueda crecer Ant y expandirse hacia nuevos negocios. Al igual que los reguladores estadounidenses y europeos con respecto a sus propias empresas de Big Tech, las autoridades de China están preocupadas por la posición casi monopólica de Ant en los pagos digitales, así como por los riesgos imprevistos para la estabilidad financiera y la privacidad de los datos que plantea.

Estas preocupaciones deben sopesarse con el valor que las innovaciones de Ant y las fintech ofrecen a la sociedad. Si bien algunas innovaciones podrían ampliar la brecha entre los que tienen y los que no tienen tecnología, Ant ha sido una fuerza para la inclusión financiera. Su tecnología ha hecho que los préstamos sean accesibles a millones de pequeñas y microempresas, incluso en las regiones más pobres y marginadas de China, que antes no podían pedir prestado debido a la falta de activos garantizados. Ant también promueve la igualdad de género en el espíritu empresarial. Si bien los hombres superan en número a las mujeres de tres a uno entre los emprendedores fuera de línea, existe casi paridad de género entre los emprendedores en línea, y las empresas dirigidas por mujeres reciben ayuda de Ant a través de su programa de préstamos ciego al género basado en el mérito.

Ant también es un héroe anónimo en la liberalización de las tasas de interés en China. Las tasas de interés y de cambio son posiblemente dos de los indicadores más importantes en cualquier economía y, antes de la revolución fintech, China impuso un límite a la tasa de interés que se paga a los depositantes (junto con un piso en la tasa de interés de los préstamos), lo que significaba que los hogares estaban obteniendo rendimientos de sus ahorros por debajo de la tasa de interés del mercado. Pagar tasas de interés de mercado sobre los ahorros de los hogares mejoraría la eficiencia económica y reduciría potencialmente los desequilibrios externos de China. Pero las reformas necesarias fueron difíciles de implantar, porque los bancos comerciales que se benefician de las bajas tasas de interés de los depósitos tenían pocos incentivos para cambiar y la regulación de las tasas de interés impedía que los bancos individuales se desviaran del statu quo.

Ant cambió todo esto en junio de 2013, cuando presentó Yuebao, un fondo del mercado monetario de fácil acceso que paga una tasa de interés de mercado. Al permitir la compra y el reembolso casi instantáneos y una inversión inicial baja (¥ 1), Yuebao ha ayudado a millones de hogares comunes a darse cuenta de que no necesitan tolerar las bajas tasas de interés de los bancos. En mi propia investigación (con Greg Buchak de la Universidad de Stanford y Jiayin Hu de la Universidad de Pekín), descubrimos que Yuebao desencadenó una liberalización financiera de facto en China, al presionar a los bancos para que lanzaran sus propios productos a precio de mercado.

Los consumidores chinos comunes disfrutan ahora de servicios bancarios de una calidad y en una escala que hubieran sido impensables antes de esta revolución financiera silenciosa.

Más allá de aplicar una presión competitiva socialmente beneficiosa, Ant también ayuda a muchos bancos a expandir sus propios negocios y mejorar su eficiencia a través de acuerdos cooperativos de préstamos conjuntos. Estos acuerdos combinan la ventaja de bajo costo de capital de un banco con el enfoque basado en datos y algoritmos de Ant para la gestión de riesgos y el control de costos. Con 100 asociaciones de este tipo en funcionamiento, Ant ha descubierto muchos prestatarios solventes que antes eran invisibles para los bancos o demasiado costosos para atender. Mejor aún, las tasas de incumplimiento de estos préstamos suelen ser más bajas que las de los propios préstamos de los bancos.

La mayoría de los beneficios sociales derivados de la expansión de Ant son un subproducto de las actividades con fines de lucro. Esto los hace sostenibles. Un segmento importante del negocio de Ant son los préstamos personales, que pueden ayudar a los hogares a gestionar mejor las crisis temporales de ingresos o gastos. Una preocupación es que la mayor disponibilidad de tales préstamos podría llevar a personas sin conocimientos financieros a asumir demasiadas deudas o exacerbar sus “sesgos de comportamiento”, creando así una mayor inestabilidad financiera.

Pero estas preocupaciones tienden a no basarse en evidencia sistemática. Más investigación en esta área ayudaría a garantizar que Ant, y la innovación fintech en general, puedan desarrollarse de manera que beneficien no sólo a los inversonistas financieros, sino a la sociedad en general.

El autor

Shang-Jin Wei, execonomista en jefe del Banco Asiático de Desarrollo, es profesor de Finanzas y Economía en la Escuela de Negocios de Columbia y en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Columbia.

Copyright: Project Syndicate, 2020

www.project-syndicate.org