Abordamos el tema de la Estrategia Nacional de Educación Financiera (ENEF) y algunos de sus efectos en la población. Asimismo, enfatizamos que la nueva estrategia busca desarrollar capacidades en las personas con la finalidad de que conozcan y utilicen los servicios financieros en beneficio de sus hogares. Esto incluye a los grupos de población que se caracterizan por tener acceso limitado o nulo a dichos servicios. Así, la educación financiera y la inclusión financiera están estrechamente relacionadas

Los efectos de la educación financiera en los grupos subatendidos o restringidos de los servicios financieros pueden traducirse en un aumento de la demanda y que ésta sea más informada e involucre a un mayor número de usuarios.

Se tiene la hipótesis de que un aumento de la educación financiera, sobre todo en el sector rural, pero también en sectores marginados, puede aumentar el uso de servicios financieros en beneficio de estos grupos.

Como consecuencia, las bancas de desarrollo en el país, de acuerdo con su ámbito de influencia, desempeñan un papel relevante en la implementación de la ENEF y en la obtención de los resultados esperados. Esto se debe a que tienen la encomienda de promover el acceso al crédito y a los servicios financieros y proporcionar asistencia técnica y capacitación a la población subatendida o excluida.

Con respecto a la participación en la ENEF de las bancas de desarrollo con presencia en el medio rural, como es el caso de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), como integrante de la Banca de Desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se identifican distintas vías.

Por ejemplo, FIRA puede participar en: a) mediante la inclusión de acciones de educación financiera que incrementen la productividad del sector rural y ayuden a mitigar riesgos; b) a través del financiamiento de empresas enfocadas a desarrollar productos tecnológicos innovadores en materia de educación financiera, y c) con la generación de datos, información y mediciones para contribuir al monitoreo y la evaluación de la ENEF.

Sobre el último aspecto, destaca la utilidad para la mejora continua y el logro de objetivos.

Debido a que la ENEF integra un apartado de seguimiento y evaluación apoyado de indicadores con desgloses específicos por grupos de interés y sector, instituciones como FIRA, que está comprometida con impulsar el acceso al financiamiento de la población subatendida o restringida crediticiamente, pueden realizar mediciones y contribuciones periódica y oportunamente para el logro de los objetivos de la ENEF.

En suma, la ENEF impulsa las capacidades financieras en México para que beneficien a la población. Las características de diseño, implementación, seguimiento y evaluación de esta estrategia le otorgan un amplio potencial para consolidarse como una herramienta eficaz para contribuir a brindar un mayor acceso al crédito y a los servicios financieros.

*Xóchitl Gil Camacho, especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

xgil@fira.gob.mx