A partir del 19 de diciembre pasado, día en que el Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, se vacunó contra el Covid-19, Israel se ha convertido en el país líder mundial en vacunación para contrarrestar el terrible coronavirus. A menos de un mes de haber iniciado el proceso de inoculación, dos millones de personas, aproximadamente el 20% de la población, ya recibió la primera dosis de la vacuna.

En contraste, en Estados Unidos, China y Reino Unido, países que han creado sus propias vacunas, con poblaciones mayores en número que la israelí, sólo han sido vacunados el uno por ciento, y menos, respectivamente, de sus habitantes.

Israel tiene uno de los mejores regímenes de salud del mundo que provee tanto el Estado como instituciones médicas privadas. El sistema es universal mixto y obligatorio, administrado por un reducido número de instituciones con fondos gubernamentales. Todos los ciudadanos de Israel tienen derecho a la atención médica básica y esencial, además existen cuatro fondos de salud que funcionan con base en un impuesto sobre el seguro de salud, a mayor cantidad económica mayor cobertura. Ésta puede abarcar tratamientos odontológicos, psiquiátricos, procedimientos contra las drogas y el alcoholismo, fisioterapia y terapia ocupacional.

¿Cómo pudo Israel en poco más de tres semanas inocular a dos millones de sus habitantes? Por medio de un acuerdo con los Laboratorios Pfizer: a cambio de millones de dosis, el Estado proporcionará a los laboratorios acceso a la base de datos médicos con información sobre los vacunados. Es decir, Israel aceptó funcionar como un laboratorio de experimentación global, lo cual servirá para determinar estrategias de vacunación en otros países.

La medicina israelita ha logrado avances espectaculares que pronto estarán a disposición de la humanidad. Por ejemplo, la Universidad de Tel Aviv está desarrollando una vacuna nasal contra el Alzheimer y los accidentes cardiovasculares. El Instituto de Tecnología de Haifa ha desarrollado un examen de sangre capaz de detectar diferentes tipos de cáncer. Es posible que científicos israelís del Centro Médico de Hadassah en Jerusalén, hayan descubierto la primera cura de la esclerosis lateral amiotrófica, conocida como Enfermedad de Lou Gehring. La Universidad Hebrea de Jerusalén desarrolló un neuroestimulador eléctrico –funciona con baterías– que se implanta en el pecho de pacientes con Parkinson, similar a un marcapaso, cuyas emisiones bloquean las señales nerviosas que producen los temblores. El Instituto Rusell Berrie de Nanotecnología ha creado un sensor capaz de percibir, mediante el simple aliento, si el paciente tiene cáncer de pulmón.

No todo son malas noticias.

Trump y AMLO

El pasado martes, a ocho días de abandonar la Casa Blanca por elemento gacho; a punto de pasar a la historia como el primer presidente entre los 45 que han sido, en enfrentar dos juicios políticos, Donald Trump, silenciado en las redes sociales por sus falsos e incendiarios comunicados; en su primera salida de Washington desde el asalto al Congreso por parte de sus apasionados y orates seguidores; estuvo en Álamo, Texas, donde presumió, como promesa cumplida de su administración, la construcción de 640 kilómetros del Muro Fronterizo –ni tan largo ni tan alto como lo prometió, además de que México no puso, para su construcción, ni la mitad de un dólar.

El magnate anaranjado que despide un fuerte olor a azufre, alabó al “presidente Obrador”, del que dijo es “un gran caballero”, “ama a su país y también a EU”. Flaco favor le hace este elogio a AMLO quien bien puede decir: No me defiendas Trompadre.

Futuro

Dentro de tres años, te pondrás una chamarra, en una de sus bolsas encontrarás un cubrebocas y te acordarás del 2020 y del 2021. Pensarás “qué época tan extraña vivimos”. Luego te pondrás tu máscara antigases, tomarás tu machete y saldrás a la calle a enfrentarte a los zombis.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor