Como lo mencionamos en la nota anterior, es amplio el potencial del sector azucarero para generar electricidad a partir del bagazo. A diciembre del 2013, la Comisión Reguladora de Energía tenía autorizada una capacidad de generación a partir de bagazo de 229.3 megavatios (mw), por modalidades; en usos propios, 83.6 mw; en autogeneración, 60.7 mw, y en cogeneración, 85 mw

Anteriormente, los ingenios se limitaban a generar energía para resolver su propia demanda, la tendencia actual es crecer en capacidad instalada en la modalidad de cogeneración; debido al potencial de generación térmica con el bagazo disponible, prácticamente sin costo, aunado a la cada vez más eficiente tecnología de calderas y turbogeneradores.

La infraestructura primordial de una planta de cogeneración es: calderas y turbogenerador de alta eficiencia, torre de enfriamiento y subestación eléctrica. La inversión requerida para una planta varia de 1 a 1.2 millones de dólares por megavatio (mw), dependiendo de la infraestructura actual de la fábrica y del volumen de bagazo disponible. Contable y financieramente, la inversión es amortizable en un periodo de 10 años. Posterior a este plazo se logran los mayores beneficios y retornos de la inversión, debido a que la vida útil de los activos fijos se estima en 30 años con mantenimientos adecuados.

Los beneficios para las empresas que participan en estas inversiones son: reducción de la facturación energética por los costos de producción, así como la contribución en la generación de energías renovables. Esto es muy importante para empresas que actualmente cuentan o aspiran a tener un reconocimiento como empresas sustentables y socialmente responsables, así como en su competitividad. Para los ingenios, además de la disminución de los costos operativos, contar con una planta de cogeneración les permite incrementar su eficiencia energética, mejorando todos los procesos de la fábrica al contar con una calidad óptima de energía en cuanto a frecuencia y tensión.

Como estrategia gubernamental para incrementar la participación de energías renovables, actualmente el marco legal de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) permite deducir en un sólo ejercicio 100% de la inversión en maquinaria y equipo para la generación de energía proveniente de fuentes renovables.

Por su parte, Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) y los Intermediarios Financieros con los que opera apoyan la modernización energética a través de un programa para el desarrollo de proyectos de inversión que generen beneficios al medio ambiente, entre ellos el uso de energías renovables y eficiencia energética, con un apoyo financiero equivalente a 100 puntos base de la tasa de interés hasta por 10 años de vigencia del crédito; además de los otros apoyos que otorga a las empresas del sector rural.

*Genaro Chávez Rubio y José Salazar Cayetano López son director regional de FIRA en el Sur y Promotor de la Agencia Veracruz de FIRA, respectivamente. Las opiniones son de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]