Tan sólo en el periodo comprendido del 2013 al 2018, esta red de financiamiento rural muestra una tasa media de crecimiento anual real de 28%, con saldos cercanos a 3,000 millones de pesos en el 2019.

Es por ello que para atender los retos y las oportunidades de negocio que se presentan en el impulso de este tipo de inversiones sostenibles es necesario definir estrategias y acciones que coadyuven a satisfacer la demanda del mercado de la energía eólica, enfocadas en la red de proveeduría de insumos, servicios y tecnología, así como en el mantenimiento de dicha infraestructura.

Por lo anterior, es muy importante acompañar dichos proyectos que son relevantes a nivel estatal y nacional, ya que gracias a la solidez de las empresas internacionales que lideran éstos, se genera valor a las cadenas de suministro por el desarrollo de sus propios proveedores (nacionales y extranjeros) que se establecen e invierten en el norte del país, fortaleciéndose así la oferta y la demanda del mercado de energías renovables.

Es importante destacar que el establecimiento de metas de energía limpia y las subastas que efectúa el gobierno federal para promover la inversión en este tipo de energía reducirá las emisiones de CO2.

El desarrollo de los instrumentos de política del gobierno federal y la suma de la utilización de recursos que el gobierno federal ha conferido a FIRA como entidad de fomento a través de los productos y servicios financieros y tecnológicos con los que cuenta para incentivar la inversión en localidades elegibles menores a 50,000 habitantes, beneficia las condiciones de vida de los productores y sus familias, y junto con los recursos del inversionista logran dinamizar las actividades sostenibles como la inversión en energía eólica en el norte del país.

La experiencia y recursos de FIRA para fomentar y hacer crecer la inversión en el sector energético rural están enfocados en fortalecer la demanda de financiamientos que se necesitan para el desarrollo de este tipo de negocios bajo una perspectiva integradora, de sostenibilidad y competitividad, para generar mejores condiciones sociales, económicas y ambientales, que favorecen entre otros aspectos la calidad de vida de millones de habitantes en las zonas rurales de menor desarrollo en México.

*José Luis Herrera Durán, es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios en el Norte de FIRA.

[email protected]