En el esquema de integración red fresa , previamente comentado en la entrega anterior consiste en otorga a los agricultores una renta anual de 5,000 pesos por hectárea, asegurando sus ingresos actuales, ofreciéndoles adicionalmente trabajo en el establecimiento y mantenimiento del cultivo de fresa en la misma superficie, así como 25% de la utilidad generada después de rebasar 40 toneladas de rendimiento por hectárea, con lo que se posibilita, triplicar sus ingresos actuales

El rendimiento promedio de fresa en la región es de 30 tn/ha, con la tecnología de producción tradicional (a cielo abierto y riego de gravedad); el sistema de producción propuesto incluye el uso de acolchado, riego por goteo y macrotúnel, con lo que la expectativa de producción en el primer año es de 60 tn/ha y un incremento de 10 tn/ha en los siguientes dos años, hasta alcanzar un promedio de 80 tn/ha.

Con esta propuesta se asegura al productor la comercialización de fresa a lo largo de todo el ciclo productivo. Al ser un sólo comprador, se facilita el establecimiento y seguimiento de las buenas prácticas agrícolas, favoreciendo la obtención de la certificación requerida en la comercialización de la fresa. La empresa realiza, además, la retención de los adeudos crediticios del productor. Se considera la participación de 45 productores en el primer año, con una superficie de 165 hectáreas, esperando obtener una producción de 9,900 ton de fresa; al tercer año se propone la participación de 450 has y una producción de 36,000 toneladas.

La organización de los agricultores se lleva a cabo a través de Sociedades de Producción Rural de Responsabilidad Limitada, buscando incrementar su poder de negociación y su acceso a diversos apoyos de programas de gobierno. Participan agrónomos en el otorgamiento de asistencia técnica a productores, capacitación en buenas prácticas agrícolas y transferencia de tecnología. El aseguramiento del cultivo cubre la incidencia de siniestros de tipo climatológico, los cuales son reducidos por el uso del acolchado y macrotunel.

Este método puede replicarse con otras agroindustrias y/o comercializadoras de fresa en la región, adaptándose a sus necesidades específicas. Para Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), este esquema representa una alternativa para apoyar la producción de fresa en Michoacán, además de impulsar la reconversión productiva de pequeños productores, que actualmente no cuentan con los recursos necesarios para establecer el cultivo de fresa u otras bayas, incrementando los ingresos de los productores participantes.

Los recursos para el capital de trabajo y la realización de inversiones en activos fijos (sistemas de riego y macrotúneles), se otorgan por medio de FIRA y sus intermediarios financieros con los que opera. La participación de los agricultores en esquemas de integración y/o desarrollo de proveedores, es indispensable a fin de asegurar la comercialización de su producción, facilitar su tecnificación, el incremento de sus ingresos y su acceso al crédito institucional.

*José Luis Hernández Hernández es especialista de Promoción en la Residencia Estatal Michoacán de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]