Los hábitos alimenticios combinados con actividad física y mental son los factores para determinar la salud de una persona. Una de las fuentes proteínicas principales es la carne. En México, el consumo per cápita es de 65 kg/año incluyendo carne de pollo (33 kg), cerdo (18kg) y res o bovino (14kg).

Actualmente, nuestro país aporta 3.2% de la producción mundial de carne de res, lo equivalente a 2,030 toneladas. En el 2018 ocupó el octavo lugar a nivel internacional y el tercero en el continente americano.

El estado de Nuevo León aportó 2.7% de la producción nacional de carne de res, lo equivalente a 53,733 toneladas al año, en los últimos cinco años creció 2%, este volumen se origina de 600,000 cabezas de bovinos en corrales de engorda y equivale a 7.5% del volumen a nivel nacional según el Consejo Mexicano de la Carne (2019).

Uno de los principales insumos en las empresas del sector pecuario y con énfasis a la engorda de bovinos es el maíz, en mayor proporción maíz amarillo debido a sus características nutricionales como mayor aporte en vitaminas A, E y D, alta concentración de almidones y grasa y bajo contenido de fibra.

En el ciclo agrícola 2017/2018, se ofertaron 48,600 toneladas, de este volumen, 43% correspondió a maíz amarillo (SIAP, 2019). De la oferta de maíz amarillo, 3,180 toneladas se produjeron en nuestro país y 14,900 toneladas se importaron de Estados Unidos.

Al considerar el incremento en el volumen de producción y demanda de la carne de res y el volumen de importaciones de maíz amarillo de nuestro país, se crean oportunidades de negocios para las empresas ganaderas y agrícolas, generando así la integración de redes de valor.

Por su naturaleza de fomento y operación como banca de segundo piso, FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México para financiar y apoyar el desarrollo sostenible del sector agroalimentario y el medio rural, diseña e implementa estrategias de intervención e integración de redes de valor, que permiten establecer relaciones de negocio de largo plazo entre industrias y proveedores de insumos. Estas relaciones de negocios se fortalecen con la participación de consultoría y asesores especializados y financiamientos de instituciones financieras de primer piso, generando alianzas estratégicas con enfoque ganar-ganar de todos los participantes.

En el estado de Nuevo León, FIRA promueve la integración de pequeños productores de maíz amarillo y empresas pecuarias dedicados a la engorda de bovinos a través del programa de desarrollo de proveedores. En una segunda participación daremos más detalles de la estructuración y gestión de esta integración entre redes de valor que está en proceso entre la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino del Noreste y productores de maíz amarillo de la región sur del estado.

*Simon Verduzco Gutiérrez y Beltario Vázquez Aguilar son residente y especialista, respectivamente, en la Residencia Estatal de FIRA en Nuevo León. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]